Daniel señaló que ese golpe de Estado responde claramente a una conspiración que trata de “debilitar el proceso de lucha de los pueblos latinoamericanos y caribeños”.

Daniel recordó que el sistema de fuerza usado para dar este nuevo golpe distó mucho del usado en Honduras para desalojar de la presidencia a Manuel Zelaya, o el usado para intentar despojar del poder e incluso tratar de asesinar al presidente de Venezuela, comandante Hugo Chávez.

Recordó que dicha política también fracasó en su intento de golpe de estado en contra de los gobierno progresistas de Evo Morales en Bolivia y de Rafael Correa en Ecuador.

“No podemos reconocer, Nicaragua no puede reconocer, y ayer mismo conversábamos con el presidente Lugo y le expresamos nuestra solidaridad y entendemos la situación realmente dramática donde está un plan claramente articulado entre la oligarquía, las fuerzas derechistas y las fuerzas armadas”, indicó.

Daniel señaló que la excusa usada para destituir a Lugo es la demanda de tierras del pueblo de Paraguay, donde el latifundio sigue siendo el mismo que en la época del dictador Alfredo Stroessner, quien al igual que Somoza, fue impuesto por el imperialismo yanqui.

“Nosotros no podemos reconocer lo que ayer vimos por la televisión, lo vimos por TeleSUR, allá en Paraguay en el Senado mientras el pueblo era reprimido en las calles".

"Nosotros lo que reconocemos y continuaremos reconociendo es la soberanía y el derecho que reside en el pueblo paraguayo que hoy está librando y continuará librando la batalla para recuperar la soberanía, que le ha sido arrebatada el día de ayer (viernes)”, subrayó el mandatario nicaragüense.

Las declaraciones del mandatario nicaragüense se dieron durante su intervención en el acto en conmemoración del 76 Aniversario del Natalicio del Comandante en Jefe de la Revolución Sandinista, Carlos Fonseca Amador.