A las vísperas de concluir la Semana Santa, un periodo que la mayoría de los nicaragüenses toman para descansar y refrescarse de los fuertes calores de la temporada, las familias leonesas y de otros departamentos del país no podían dejar de lado las celebraciones tradicionales del pueblo católico del occidente de Nicaragua y miles fueron los que se desbordaron la tarde-noche de este Viernes Santo para participar de la procesión del Santo Entierro y a la vez apreciar las bellísimas artes plasmadas en las Alfombras Pasionarias dedicadas a esta solemne peregrinación cristiana.

En punto de las 6:00 de la tarde, la imagen de Jesús en el sepulcro salió de la Parroquia San Juan Bautista de Sutiaba acompañada de las imágenes de San Juan y la Virgen Dolorosa, para iniciar el recorrido por las principales calles de este populoso barrio de la ciudad universitaria, calles completamente adornadas de flores, cortinas y alfombras pasionarias que hoy en día se han convertido en un punto de referencia para el turismo nacional y extranjero.

Desde horas muy tempranas del viernes las familias del pueblo indígena de Sutiaba, de la tan famosa Calle de las Alfombras, se dedicaron a diseñar y plasmar en sus calles de adoquines las distintas escenas bíblicas que nos narran la vida, pasión y muerte de nuestro Señor Jesucristo, actividad en la que participan desde los más pequeños hasta los más grandes a fin de mantener la tradición de ese pueblo católico que por más de cuatro generaciones han entregado su arte para adornar las calles por donde circula una de las procesiones más concurridas de la ciudad metropolitana.

“Esto lo hacían nuestros antepasados, pero ha venido de generación en generación hasta las nuevas generaciones que somos las que actualmente estamos retomando esta tradición y la estamos llevando por buen camino”, expresó Fresia Pulido al asegurar que como familias sutiabeñas tienen el firme compromiso de continuar promoviendo la creación de arte en honor a Santo sepulcro que recorre las calles del barrio indígena cada Viernes Santo.

Cristian Munguía afirmó que él junto a sus hermanos y primos son la cuarta generación de la familia que se dedican a elaborar las alfombras, las que diseñan como una tradición y como parte de la fe en Cristo, por lo cual aunque ya no viven en la Calle de las Alfombras cada año visitan a sus abuelos para crear arte religioso.

“Ni siquiera había nacido yo cuando todo esto empezó, obviamente con mi familia tuve el privilegio de hacer todas estas alfombras y se elaboran cada Viernes Santo para el Santo Entierro y me enorgullece hacer este trabajo”, dijo Manuel Rodríguez.

Nacionales y extranjeros maravillados con arte de las alfombras

Este arte sacro también llama la atención de algunos visitantes tanto de algunos departamentos de Nicaragua como los extranjeros que durante sus vacaciones optan por recorrer esta tierra tradicional religiosa y de esa manera dejarse impresionar por el arte que los lugareños materializan con aserrín en sus calles.

“Estoy impresionada por el arte que están creando, porque algunos son más tradicionales y eso tiene que ver con la temática de hoy”, comentó Irene Hodgson, profesora de una Universidad Jesuita en Estados Unidos.

La joven Elizabeth Adams catalogó este arte como algo verdaderamente impresionante y único, dado que no había tenido la oportunidad de ver algo similar en ningún otro sitio.

“Las alfombras están muy bonitas, es un arte que hay que valorar mucho, que representa nuestra cultura y están impresionantes”, declaró Lidia Montiel, habitante de Managua.

“Es primera vez que venimos a esto y es muy bonito, el arte está bien impreso aquí. Me gusta el arte, la originalidad, lo que tratan de plasmar en las alfombras y sobre todo la unidad de las familias para hacerlas”, manifestó Marcela Avilés.