Miles de católicos, entre devotos, promesantes y religiosos, participaron la mañana de este Viernes Santo en el Vía Crucis de Semana Santa a cargo de Su Eminencia Reverendísima, el Cardenal Leopoldo José Brenes.

Durante la conmemoración religiosa, que partió en horas tempranas de la mañana del Colegio Teresiano, el Cardenal Brenes destacó la presencia numerosa de la gran familia católica nicaragüense.

“Muchas personas van vendadas (en el Vía Crucis), muchas personas van descalzas, muchas personas van de rodillas. Creo que esta es una manifestación grande de fe, muy distinta a muchas otras. Aquí no vemos ninguna persona que vaya tomando. Van rezando y van orando”, indicó el alto prelado.

Invita a vivir con Cristo como centro de nuestras vidas

Al mismo tiempo, el Cardenal hizo una invitación a los nicaragüenses para que vivamos llenos del “espíritu de fe y en comunión con el Señor, teniéndolo como ya lo decía el Papa: Tener a Cristo como el centro de nuestras vidas”.

Quienes participaron de la conmemoración de la pasión de Cristo hicieron también un llamado a las familias a vivir en unidad y conducirse por el camino que nos enseñó el hijo de Dios.

“En nombre de Él (Jesucristo) le pedimos que lleve la paz, el amor, el cariño y la prosperidad a todos sus hijos que estamos aquí y los que no están”, manifestó el fiel creyente Alejandro Fonseca, quién dio gracias también por todos los milagros recibidos gracias a la intervención divina.

Por su parte la promesante Reyna Espinoza dio gracias al Altísimo por las fuerzas proporcionadas para asistir año con año al Vía Crucis celebrado en la capital. “Esto no es nada para lo que Él dio. Él dio su sangre para nosotros. Nos sentimos con la dicha de pedirle muchos años más para venir siempre a su devoción”, agregó.

“Es una gran armonía que tenemos la Iglesia Católica, la devoción a la sangre de Cristo, que hoy, un día tan grande, tan especial, nosotros la iglesia agradecemos por vivir este momento tan armonioso a la devoción a la Sangre de Cristo”, afirmó Sor María, religiosa católica que acompañó a los fieles en la santa conmemoración.

Ese mismo regocijo fue compartido por Pedro Pablo Potosme, un capitalino que año con año paga la promesa por el milagro de tener a su hijo sano tras haber visto la luz durante un parto difícil. “Esta es una celebración bastante amena, la sangre de Cristo ha hecho muchos milagros y por eso es tan concurrida esta procesión”, puntualizó.

El Vía Crucis de Semana Santa, cuyo recorrido culminó en Managua a eso de las 1:30 de la tarde, es la conmemoración que recuerda la pasión de Cristo durante las 14 estaciones de la cruz. La tarde-noche de este jueves santo el Cardenal Brenes ofreció la misa que recuerda la Última Cena durante la que también llevó a cabo el lavatorio de los pies a doce laicos de la comunidad católica.