Desde la Catedral Metropolitana de Managua, Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, celebró este jueves santo, junto a cientos de feligreses, la Misa de la Cena del Señor (In cena domini) y el Lavatorio de los Pies.

Con esta misa, las familias católicas abrieron el Triduo Pascual, o tiempo litúrgico en el que toda la Iglesia conmemora la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.

Durante esta celebración, considerada por las familias católicas como el momento central de la Semana Santa y el año litúrgico, también se reunieron en torno a la recreación de un huerto en conmemoración de la oración de Jesús en el Monte de Getsemaní.

El Cardenal Brenes, en un acto de humildad y sencillez, lavó, secó y besó el pie derecho de doce laicos de la comunidad católica; celebrando de esta forma el Lavatorio de los Pies.

Los feligreses, destacaron la participación del Cardenal Brenes, al arrodillarse, lavar y besar los pies de los laicos.

“Es un gran gesto de la humanidad que tiene el Cardenal Brenes, participar en este Lavatorio de los Pies, y postrarse de rodillas para honrar la liturgia”, dijo Margarita Fajardo.

“El Cardenal Brenes ha expresado que igual a este gesto de humildad, Jesucristo se arrodilló por nosotros, y pidió por nosotros, y hoy recordamos este hermoso acto”; manifestó Alberto Rojas.

“Siempre vengo a esta celebración religiosa porque considero que es el mejor ejemplo de la sencillez que todos debemos tener. El Cardenal Brenes nos ha hecho un llamado a practicar esa sencillez”, indicó Orlando Quintero.

El Arzobispo de Managua, con esta misa concluye el tiempo cuaresmal, dando paso al Triduo Pascual, el cual reúne en la fé y la religiosidad a miles de fieles católicos de Nicaragua.