Medios de prensa estadounidenses destacan hoy la acusación por corrupción presentada el martes por el Departamento de Justicia (DJ) contra el senador demócrata Robert Menéndez.

Los 14 cargos contra el político son resultados de una investigación abierta hace tres años por fiscales federales que dicen tener un caso fuerte contra el senador por intercambiar favores políticos por vacaciones de lujo, donaciones de campaña y vuelos caros, según precisa el diario The New York Times.

La acusación, la primera con cargos de soborno federal contra un senador en una generación, pone el futuro político de Menéndez en peligro y este pudiera enfrentar una posible condena de 15 años de prisión por cada uno de los ocho cargos de soborno, agrega el rotativo.

Según el Times, la investigación federal tiene 61 páginas y es "mucho más amplia y grave de lo que se conoce públicamente". El senador también fue acusado de conspiración y falso testimonio, añade.

Los cargos giran en torno a la relación entre el senador por New Jersey y Salomon Melgen, un acaudalado oftalmólogo de Florida, quien se negó a cooperar con la justicia en el proceso y fue encausado también.

Los fiscales describieron que las oficinas de Menéndez en el Capitolio eran un centro de actos de corrupción y que él mismo utilizó a su jefe de personal para solicitar donativos del doctor Melgen, averiguar lo que quería a cambio y asegurarse de que sus pedidos fueran cumplidos.

Entre los favores políticos destaca que Menéndez alentó al gobierno a cambiar la política de reembolso de Medicare de forma que millones de dólares fueran pagados al médico.

Asimismo los fiscales plantean que trató de impulsar un acuerdo de seguridad portuaria con República Dominicana en el que tenía intereses Melgen y ayudó a las novias extranjeras del cirujano para obtener visas de viajes a Estados Unidos.

Menéndez es el primer senador en enfrentar cargos federales de soborno desde que otro demócrata de Nueva Jersey, Harrison A. Williams, fue acusado en 1980 como parte de la investigación de corrupción federal conocida como Abscam.

Según el diario The Washington Post, la oficina de Menéndez anunció que renunciaría temporalmente a su cargo como el demócrata de más alto rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, mientras enfrenta la acusación de los fiscales, aunque voceros de su entorno niegan que vaya a renunciar al asiento como senador.

Menéndez llegó a Washington como congresista en 1993. Fue nombrado a su escaño en el Senado en 2006 y reelegido en 2012. Desde 2009 hasta 2011, se desempeñó como presidente del Comité de Campaña Senatorial Demócrata. Presidió el Comité de Relaciones Exteriores del Senado y se opone a los esfuerzos de la administración Obama para normalizar las relaciones con Cuba y llegar a un acuerdo nuclear con Irán.

Las imputaciones contra el congresista llevaron al diario The Star-Ledger, el más grande de New Jersey, a pedir su renuncia.

"El estado necesita un senador respetado que se centre en su trabajo, no un acusado que pasa sus días defendiéndose de acusaciones creíbles de corrupción y a la recaudación de dinero para su defensa legal", plantea un editorial.