En el puesto fronterizo de Peñas Blancas en la frontera sur con Costa Rica, las autoridades de la Dirección de Migración y Extranjería han duplicado sus funcionarios para poder dar atención a los miles de ciudadanos nicaragüenses y extranjeros que están ingresando al país para pasar las vacaciones de Semana Santa.

De acuerdo al director de este puesto fronterizo, el Subcomandante Oswaldo Cordero, entre el sábado 28 y el lunes 30 de marzo, atendieron unos 23 mil usuarios, quienes en su gran mayoría ingresaron al país.

Subrayó que en este trabajo de atender a los nicaragüenses que residen o trabajan en Costa Rica y Panamá, están coordinados con las diferentes instituciones del Gobierno Sandinista, particularmente con la Policía Nacional y el Instituto Nicaragüense de Turismo (INTUR).

Este martes por la mañana, al menos 8 autobuses de las diferentes empresas de transporte centroamericano, habían ingresado provenientes de Costa Rica con numerosos pasajeros, entre estos nicaragüenses, costarricenses, salvadoreños, norteamericanos y europeos.

“Hasta el día de ayer en nuestro Plan Verano teníamos chequeados a 23 mil 500 personas, incremento bastante sustantivo, un poco alto, entre turistas nacionales y extranjeros. Para mañana (miércoles) se espera un incremento de ciudadanos extranjeros de nuestra hermana Costa Rica porque mañana las personas salen de vacaciones y seguramente las líneas de buses van a disponer de unidades adicionales para trasladar a la gente”, comentó Cordero.

Vale destacar que además de los usuarios que utilizan las líneas de transporte, igual ingresan al país un importante cantidad de ciudadanos que utilizan sus medios de transporte particulares.

Cordero señaló que entre los primeros tres días del periodo de vacaciones por Semana Santa del 2014 se recibió a unas 22 mil personas, sin embargo ahora se está atendiendo un promedio de 8 mil usuarios por día, cifra que podría incrementarse a 12 mil diario a partir del jueves santo.

“Tenemos 56 oficiales a disposición en Peñas Blancas, estamos trabajando en el ingreso de personas e inclusive en apoyo en algunos balnearios como San Juan del Sur, en Tola, tenemos compañeros también en la Isla de Ometepe, ahí tenemos grupos de compañeros laborando”, agregó el Subcomandante Cordero.

Entre los turistas internacionales que ingresaron procedente de Costa Rica, se encontraba la joven norteamericana que viene a Nicaragua con un grupo de amigos, que tienen contemplado una gira por San Juan del Sur, Granada y León.
Familias enteras vienen a vacacionar

“Me gusta Granada, vengo con un par de amigos, con ella (señala a otra jovencita) y Nicaragua es bien bonita, me gusta mucho y la gente es muy tranquila y amable”, comentó Laura Elizabeth.

Entre los nicaragüenses que ingresaron al país este martes, se encuentra Marisela Díaz, a quien abordamos mientras le revisaban sus documentos junto a su esposo Bismarck Antonio y tres [email protected] que nacieron en Costa Rica.

Marisela comentó que tratan de venir a Nicaragua, al menos una vez al año, pues al hacerlo les da una sensación de libertad, y eso es precisamente lo que harán cuando lleguen a su natal Isla de Ometepe, donde le esperan su madre, [email protected] y vecinos.

“Vengo a disfrutar vacaciones, a disfrutar de las playas, soy originaria de la Isla de Ometepe, pero tengo 8 años de vivir en Costa Rica. Ahora estoy en mi patria (…) vengo a estar con mi mama”, señaló Marisela.

“Venimos contentos, esta es nuestra tierra y nos hace falta, venimos a visitar a la familia, vamos a estar una semana y después regresamos al trabajo”, comentó Bismarck.

“Aquí nos sentimos libres, más que estar encerrado en Costa Rica por estar trabajando, aquí venimos con toda la libertad”, agregó Marisela.

Comercio entusiasmado por ingresos

Dado el incremento de usuarios que utilizan este puesto fronterizo, los 600 pequeños comerciantes del lugar están muy entusiasmados con el incremento que podrían tener en estos días de vacaciones.

María Elisa Pérez, coordinadora de los vendedores por cuenta propia, señaló que tienen una magnífica relación con las instituciones del Gobierno Sandinista, que les han garantizado los espacios para poder realizar su actividad económica.

“Gracias a Dios estamos en armonía con todas las instituciones, estamos trabajando bien, a como dio la orden nuestra compañera Rosario Murillo (coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía), tenemos que trabajar todos compartiendo responsabilidad”, reconoció Pérez.

En este pequeño mercado de Peñas Blancas, el nacional o extranjero puede comprar artesanías de Masaya, zapatos, sandalias, cajetas de Masatepe, vendedores de refrescos, así como los gestores migratorios.

“La Semana Santa nosotros le llamamos temporada alta y es donde subsanamos un poco, sabes que por lo general vivimos con los bancos (endeudados) y esto es un alivio para nosotros, es una bendición tener este medio de trabajo, saber que percibimos un ingreso que es útil para Nicaragua”, señaló Pérez, que reconoce el ingreso de mucho turista extranjero.

“Si ahorita estamos con pocas ventas, esperamos que la gente cuando vaya de regreso a Costa Rica se pone mejor. La Semana Santa es cuando se vende un poquito más porque hay bastante cantidad de gente que viaja, entonces vendemos bastante”, señaló María Luisa Roble que vende cajetas de coco, leche, pinolillo, maní y otros dulces que se elaboran en Masatepe.

Otro que está esperanzado en incrementar sus ventas a partir del miércoles santo, es Mario José Velázquez que vende fajas de cuero, carteras y bolsos, principalmente a turistas costarricenses y norteamericanos.

Retenes policiales muy activos

“El extranjero nos compra la faja y la billetera, tenemos precios de 200 córdobas, de 250 córdobas, dependiendo del estilo, color y tamaño de faja”, dice Mario que acepta nuestra moneda nacional, pero también los colones de Costa Rica y el dólar norteamericano.

En este viaje hacia la zona sur del país, también pudimos constatar la presencia de diversos retenes policiales, cuyo objetivo primordial era la prevención de accidentes de tránsito. Estos retenes se ubicaban en la carretera a Masaya, rotonda Las Flores, en el municipio de Catarina, empalme de Nandaime, Ochomogo, entrada al municipio de Rivas y en el sector de La Virgen. Igual se encontraban agentes policiales en la carretera que conduce a San Juan del Sur.