La peor tormenta de arena de este año golpeó China el 28 de marzo, junto con la primer advertencia “Alarma azul” del año, por la grave contaminación, de la Oficina Meteorológica de Beijing, según informa la prensa estatal.

Al mediodía del 28 de marzo, la visibilidad en Beijing estaba en su peor momento, en menos de 3,2 Kilómetros. Las cifras de PM10 (partículas de materia de hasta 10 micrómetros en el aire), llegaban a los 100µg/m3, 20 veces mayor a la guía estándar dada por la Organización Mundial de la Salud. La exposición a una alta concentración de pequeñas partículas como PM10 y PM25 aumenta la incidencia y mortalidad de enfermedades cardiovasculares y respiratorias como también algunos cánceres.

El 29 de marzo la tormenta de arena continuó su ataque y el smog se le unió, empeorando la contaminación.

Las autoridades de Beijing publicaron un aviso en Internet el 29 de marzo pidiendo a la gente y organizaciones que cancelen actividades deportivas y encuentros al aire libre. El aviso también sugería cerrar las ventanas y puertas y evitar salir afuera, recomendando que los niños, ancianos y gente con enfermedades respiratorias y alergias tomen especial precaución.

Se estima que un frente de aire frío y lluvia llegará al norte de China el 30 de marzo, el cual ayudará a aliviar la tormenta de arena y el smog, dice la Oficina Meteorológica de Beijing.