Acompañado de miles de feligreses, Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Leopoldo Brenes, presidió la mañana de este Domingo de Ramos, la tradicional peregrinación en honor a Nuestro Señor Jesús del Triunfo y la llamada Procesión de las Palmas, actividades que marcan el inicio de la Semana Santa.

Partiendo de la Catedral Metropolitana de Managua a eso de las 10:00 de la mañana, los fieles devotos peregrinaron acompañando la imagen de Jesús del Triunfo; mientras agitaban las palmas y gritaban: ¡Qué Viva Cristo Rey! ¡Cristo ayer, Cristo hoy, Cristo siempre!

El Arzobispo de Managua, destacó que el inicio de esta Semana Santa es un tiempo para que todos podamos manifestar el amor a nuestro buen Dios a través de la oración y las buenas acciones.

“Yo sé que muchos toman el tiempo de descanso, pero hay que dar un lugarcito para meditar estos grandes misterios de nuestras fé, que son la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo”, refirió.

Encuentro personal con Jesucristo

Al ser abordado por los medios de prensa, el Cardenal Brenes indicó que es su deseo que esta Semana Santa sea un momento de encuentro personal, íntimo y profundo con Jesucristo.

“Celebrar estas fiestas de Jesús del Triunfo es reconocer que Jesús es Nuestro Rey.El Santo Padre decía hace una semana, en Nápoles, que si Cristo no es el centro de nuestras vidas, algo nos está fallando. Y por eso creo que la participación de hoy, junto a todos nuestros fieles, están demostrando que Cristo es el centro de sus vidas”, expuso.

Al concluir esta procesión, y tras realizar la bendición de palmas, el líder religioso recordó que con esta celebración en honor a Jesús del Triunfo, se simboliza la entrada triunfante de Cristo a Jerusalén.

“Qué hermoso que nosotros, con las palmas, podamos decir que Cristo viene a ser el centro de nuestro hogar, el centro de nuestras familias, el centro de nuestras humildes viviendas”, sostuvo Su Eminencia este Domingo de Ramos.

Familias devotas reafirman su fé

Las familias nicaragüenses, alzando sus palmas, manifestaron su gran amor al Señor Jesucristo, e indicaron que la fé es lo más importante para propiciar la unidad, el desarrollo y la ruta de victorias de nuestro país.

“Nicaragua está llena de bendiciones porque somos un país con familias que aman a Cristo. Hemos venido a alzar nuestras palmas en saludo a ese Señor Triunfante, a ese Cristo Resucitado que vive entre nosotros”, expresó Ricardo Hernández, uno de los miles de feligreses que participaron en esta peregrinación.

Otro de los devotos, Lester Obregón, manifestó que la humanidad tiene que recordar siempre a Cristo, su misión, su enseñanza.

“Nosotros como católicos debemos seguir la tradición, enseñarla a nuestros hijos, hijas, nietos. Poder continuar la fé, la religión y servir a la humanidad”, expresó el fiel devoto de Jesús del Triunfo.

Mensaje central del Cardenal Brenes

Durante la Misa de Domingo de Ramos, el Cardenal Brenes centró su mensaje en lo que él mismo llama “los tres grandes sentimientos que debemos de seguir en esta Semana Santa”:

“Saber que Dios perdona todos nuestros pecados; reconocer que Dios es rico en misericordia y saber ¡Cuánto nos ama el Señor!, expresó reiteradamente el Arzobispo de Managua.