Contando con la asistencia de decenas de turistas nacionales y extranjeros, la Tradicional Judea del Barrio Monimbó (Masaya), se presentó este Domingo de Ramos en la Avenida de Bolívar a Chávez, en Managua.

La recreación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo fue llevada a escena desde esta avenida principal de la capital, como parte de las actividades que promueve el Gobierno Sandinista a través del Instituto Nicaragüense de Cultura (INC) en esta Semana Santa.

El compañero Rafael Rodríguez, Director de la Judea de Monimbó y Presidente del Concejo Nacional de Judeas, destacó que el desarrollo de este teatro popular religioso, es parte de la promoción de las tradiciones religiosas que estarán llevando en Semana Santa.

"Reflejamos cómo Jesús sufrió por nuestros pecados; cómo fue azotado, flagelado cruelmente, y carga con una cruz de 150 libras", manifestó Rodríguez, además de detallar que la Judea de Monimbó ya tiene 56 años de fundación, y desde entonces no ha parado de vivir la Resurrección de Cristo.

Los pobladores de Managua, valoraron como muy admirable el trabajo que realizan estos tradicionalistas de Monimbó. Sobre todo porque para llevar a escena una obra de este tipo, se necesita de mucho talento y ensayos.

"Es grandiosa esta Judea. Monimbó nos ha revivido ese tiempo en que Jesús pagó por nuestros pecados, y a través de ello hemos reflexionado sobre todo lo que le debemos al creador", manifestó Fátima Núñez, pobladora del Barrio José Dolores Estrada.

Ronaldo José López, quien representó el papel de Dimas, explicó que la Tradicional Judea de Monimbó practica desde inicios de año, para poder recrear y experimentar a través del arte, la palabra divina.

"Tengo 18 años de participar en esta tradicional Judea, y me siento orgulloso de representar este papel. Lo que más nos alegra es que las familias de Managua han podido disfrutar de esta obra", sostuvo.

La Judea de Monimbó ha recreado a personajes emblemáticos como Barrabás, Pilatos, y la vida errante de Dimas y Gestas; y uno de los mayores atractivos que han llevado a escena es la infancia de Nuestros Señor Jesucristo, su crucifixión y resurrección.