“En el mar la vida es más sabrosa”, dice una popular canción veranera, que viene a caer como anillo al dedo a los miles de nicaragüenses que ingresaron -totalmente gratis- a las playas de Pochomil y Masachapa, que están complemente listas para seguir recibiendo visitas en esta Semana Santa.

Si en los pasados días fue notoria la presencia de turistas, este domingo se logró llenar las expectativas de los dueños de bares, comiderías, hoteles, así como de los pequeños comerciantes que ven la Semana Santa como una oportunidad.

En cada uno de estos lugares, la presencia de clientes era muy notoria, se observaba a los meseros con libreta y lápiz en mano, apuntar los diferentes pedidos que realizaban las familias.

En nuestro recorrido pudimos apreciar a los servidores públicos de las diferentes instituciones del Gobierno Sandinista, atendiendo los requerimientos de la población, tal es el caso de la Policía Nacional, Brigadistas de Salud y miembros de la Promotoría Solidaria de la Juventud Sandinista, brindando mensajes a las familias, para que tomen las medidas necesarias cuando regresen a sus hogares.

Las diferentes escenas vividas en Pochomil, eran un reflejo de que los nicaragüenses están felices y contentos disfrutando sus merecidas vacaciones, se les observaba sonreír en las aguas, mientras otros jugaban fútbol en la arena, voleibol de playa, los niños juntos a sus padres hacían figuras de arena y otros realizaron paseos montados a caballos.

El lugar también estuvo resguardado por voluntarios de la Cruz Roja Nicaragüense, que hasta las dos de la tarde habían atendido a diversas personas, algunas por insolación y otras por lesiones menores en sus pies.

En la carretera hacia Pochomil, se pudo comprobar la presencia de diversos retenes policiales, los que hacían labor de prevención de accidentes. En cada uno de estos retenes, el oficial requería los documentos del conductor, pero además les brindaba el mensaje de prevención, particularmente el de no consumir bebidas alcohólicas, así como revisar el estado de las llantas, dirección y frenos del vehículo.

“Gracias a Dios está muy bien lo que están haciendo, porque así evitamos los accidentes de tránsito, si las personas tienen que manejar lo mejor es que no tomen, mejor que busquen a otra persona que maneje y ellos tomen para que no haya problemas y no haya tantos accidentes”, consideró la señora Fátima Castillo, que se dirigía junto a su familia hacia Pochomil.

La playa de este balneario y de Masachapa, estaba invadida de turistas, entre estos el ciudadano polaco Christopher Simak, quien señaló que el futuro de Nicaragua vendrá con la promoción del turismo, dado que contamos con buenas playas.

“Yo pienso que el turismo es el futuro para Nicaragua. Me gusta mucho Granada porque es una ciudad muy antigua, también me gusta San Juan del Sur, generalmente es muy tranquilo, me gustan las playas, en San Juan del Sur hay mucho extranjero”, dijo Simak.

El ciudadano Gilbert Obando, afirmó que prefirió venir este domingo, porque considera que en los próximos días habrá mayor presencia de veraneantes.

“Andamos toda la familia completa, mi esposa, mis hijos, mi nieto, mi madre, nos venimos porque los otros días va a estar más lleno. A las familias recomiendo el cuido de los niñ@s, no descuidarlos y en las carreteras conducir con precaución”, mencionó Obando.

Pequeños comerciantes muy contentos

“Vengo a disfrutar con toda mi familia, con mis amigos, nos gusta Pochomil porque es bonito y es visitado por los turistas, es muy agradable”, destacó Joseling Obando del barrio José Dolores Estrada.

Pero no solamente los bañistas estaban disfrutando, también los pequeños comerciantes como doña Marlinda Mendoza, que ofertaba a los visitantes, una sabrosa carne asada, pollo asado, tajadas con queso y madurito frito, entre otros platos.

“Han venido muchos turistas, las ventas han estado bien. Estamos trabajando en conjunto con la Policía, con el Ministerio de Salud, con la Cruz Roja”, destacó Marlinda.

La compañera Cony Jiménez que vendía gafas para protegerse del sol, afirmó que estaba teniendo muy buena venta, a eso de las dos de la tarde ya había vendido una docena de lentes.

“Los lentes son un buen artículo en este verano, ya hemos vendido una docena, eso significa que cuando termine el día probablemente tenga una venta total de 20 anteojos, eso sería una buena venta”, comentó Jiménez.

A eso de las tres de la tarde, las olas se pusieron muy fuertes, señal que la marea estaba subiendo, por lo que los voluntarios de la Cruz Roja hicieron el llamado a los bañistas a salirse un poco para evitar accidentes.