Las vacaciones de Semana Santa llegaron, días que aprovechan las familias nicaragüenses de todo el país para pasar momentos agradables y desestresantes en distintos balnearios, ya sean ríos, playas, lagunas, o si lo prefieren en la comodidad del hogar.

Los veraneantes alistan artículos necesarios para poder pasar mañanas, tardes y noches aprovechando los rayos del sol y los bellos atardeceres en las populares playas de Nicaragua, y para esto adquieren productos que se encuentran en los mercados.

Tras un recorrido por mercados de Managua, se observó la gran variedad de artículos que están a disposición de los compradores, quienes pueden comprar trajes de baño para niños, niñas y adultos, sombreros, chinelas, vestidos y short, todo a muy buen precio.

Además, la oferta incluye termos y piscinas inflables para seis o más personas y piscinas unipersonales para niños menores de seis años.

Jacqueling Tinoco, manifestó que los precios de los trajes de baño para adulto varían entre 100 a 150 córdobas, y los de niños entre 60 y 80 córdobas.

“En este verano estamos ofertando trajes de baño de dos piezas y una pieza, son muy variados y la población está aceptando los precios los precios muy bien”.

“Hay piezas de niños que oscilan entre los 50 y 30, podes hacer el conjunto diferente y el traje de baño completo en 80 córdobas”.

“Las ventas han estado muy buenas y esperamos que se siga vendiendo más. Este año ha sido mejor que el año pasado, se ha vendido más y se ha sacado mayor producto”.

Rosa María Vargas, de la tienda “Los “Marucos”, dijo que las piscinas tienen precios rebajados.

“Tenemos variedades de piscinas a buen precio, vamos a estar toda la semana santa vendiendo de todo un poquito”.

Sobre los precios de las piscinas detalló que “la grande la tenemos a 500, 520 y 550 córdobas, tenemos inflables en 55 hasta en 50 córdobas se pueden dejar, tenemos las ballenas, aviones, perros, que cuestan 180, 220”.

“Gracias a Dios aquí no se deja de ganar y tenemos de todo como los termos a 120 el chiquito, 240 el mediano y el grandote a 1000, 750 y hasta en 700 córdobas lo dejamos”.

“A mí todos los años no me queda nada porque compro a buen precio y doy a muy buen precio a los clientes”, sostuvo.