Este sábado se reunieron en el municipio de El Crucero cientos de productores en un acto donde se dieron a conocer los logros de la Cosecha Cafetalera en el Departamento de Managua.

Los productores destacaron que los problemas de la roya y las pocas precipitaciones, provocaron que la cosecha se redujera aproximadamente un 12% en la zona, aunque reiteraron sus esperanzas de en el próximo ciclo haya un buen invierno y por tanto una mejor producción de café.

Carlos Cuadra, directivo de la Asociación de Cafetaleros de Managua, afirmó que entre los aspectos positivos estuvo el plan de protección a la cosecha el cual fue garantizado por el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional.

Cuadra explicó que en Managua hay unos 486 productores, quienes consideran que las plantaciones de café están fuertes y preparadas para aprovechar un mejor invierno.

“Por la plantación que no dio su mejor cosecha el año pasado, estamos muy optimistas con esta cosecha que viene”, manifestó.

Pedro José Rodríguez, cafetalero de El Crucero, expresó que efectivamente solo hubo dos meses de lluvia, de tal manera que el desarrollo del grano fue muy bajo.

Rodríguez señaló que el cambio climático es una realidad, de tal forma que junto al gobierno esperan buscar mecanismos de adaptabilidad para no dejar caer este rubro.

“Yo creo que sí, que este año va a ser mejor la cochecha”, expresó.

Este cafetalero aseguró que el rubro es bien sensible, porque si no es el mal invierno y la roya el que lo afecta, son los bajos precios internacionales.

“Pero nosotros siempre hemos sido optimistas, si no ya nos hubiéramos retirado”, indicó.

La cosecha de café en Managua contó con un despliegue de 200 efectivos militares, quienes realizaron toda una serie de labores con el objetivo de garantizar la seguridad tanto de los cortadores como de los cafetaleros.

El Teniente Coronel Abelardo Aguilar, destacó que como parte de este trabajo se realizaron retenes, patrullajes de exploración en las fincas, vigilancia del pago de la planilla y traslados de valores.

En el departamento había una proyección de cosecha de 22 mil quintales de café, sin embargo, a esto hay que restarle un 12% de pérdidas.