En aras de mantener esa tradición que lleva más de ocho años en el barrio y que se ha extendido hacia otras localidades dentro de la jurisdicción de la parroquia Nuestra Señora de La Merced, la población católica de Larreynaga, en el Distrito IV de Managua, celebró la noche de este viernes el último Viacrucis de cuaresma previo a la entrada de la Semana Santa.

Organizados como comunidad católica, desde las 5:00 de la tarde, la población de esta localidad capitalina se dispuso a preparar la salida de la imagen de Jesús acompañado de la Virgen de Dolores, para recorrer las principales calles de este populoso barrio y de esa manera recordar el camino de Cristo a la cruz del Calvario.

“El Camino de la Cruz es tan grande que nunca le agotaremos y es tan piadoso que nunca nos cansaremos, el Misterio no está en la Cruz sino en el crucificado que está en ella, la Cruz sola es maldición, la Cruz con Cristo es fuente de Bendición”, dijo el Padre Eliseo Vargas.

Milagros González afirmó que como católica procura participar de esta tradición religiosa todos los años, acompañando a la iglesia y a sus vecinos en ese recorrido de Cristo por las calles del barrio, una tradición que desde la iglesia se ha venido promoviendo a través de todos los movimientos pastorales, manteniendo viva la fe en Cristo, tradición que está trasladando a sus hijos y nietos.

“No solo el hecho de participar, sino de ir valorando nuestros pecados, y vayamos corrigiendo nuestros errores porque (Cristo) es el único que nos puede salvar y ahora yo se lo inculco a mi nieto”, añadió González.

Aura Rosa Cortez aseguró que es sumamente importante la participación de las familias en el Viacrucis que nos recuerda la pasión que vivió Jesús y es una forma de vivir esa pasión para tratar de ser cada día mejores personas cargadas de fe y con deseos de ayudar a los demás.