Jóvenes estudiantes del Centro Experimental Tecnológico Agropecuario Arlen Siu de El Sauce, conocieron de primera mano las experiencias productivas que los pequeños productores de las fincas de Investigación asistidas por el Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA).

En esta ocasión, los jóvenes recorrieron la finca “La Soledad”, de Doña Candida Valle, ubicada en la Comunidad “Petquilla”, de El Sauce, donde se cosechan alrededor de 22 productos con técnicas autosostenibles y orgánicas como la lombricultura y la cosecha de agua, lo que garantizan el cuido del suelo y la calidad de los frutos.

“Nosotros plantificamos para mejorar nuestro sistema productivo. Aquí creo que vamos a aprender juntos porque la visión ahora que tenemos es trabajar orgánicamente y con lo orgánico ya tenemos un buen rato y tenemos ya bastantes experiencias”, aseguró Doña Candida.

Para la dueña de la finca, uno de los mayores beneficios de trabajar la tierra con productos orgánicos es la independencia que proporciona el poder producir su parcela propia y conseguir cultivos constantes durante los 12 meses del año.

“Ha habido una producción constante, siempre. Se está sembrando, no cantidad, pero si una siembra escalonada donde siempre hay producto y la evidencia de esto es que yo no fallo en el mercado. Siempre estoy yendo al mercado y las ventas las hago directamente al consumidor, no tengo intermediario y además los productos son muy saludables”, detalló.

Victor Gamboa, unos de los jóvenes que estudia técnico medio agropecuario afirmó que compartir este tipo de experiencias “es parte de las prácticas del aprendizaje que estamos adquiriendo en el centro”. Gamboa señaló que además es interesante conocer el alto valor de lo orgánico y la importancia de aprovechar toda la materia que se produce de la tierra, primero como alimento y luego como abono.

Por su parte, Jesús Salvador Sandoval Reyes, Técnico de Innovación Tecnológica, manifestó que el Inta es el encargado de aplicar las tecnologías sobre el sistema de producción diversificado que implementan las fincas de Investigación como la que es propiedad de Doña Candida.

“La idea es que cada rubro de lo que ella (Doña Candida Valle) está implementando. Aplicar las tecnologías en que las mismas sean propias de la finca, orgánicamente hablando y sobre todo el manejo del sistema mediante un registro y control del mismo valoremos la rentabilidad y el beneficio costo de este sistema de producción”, explicó.

El Inta trabaja este mismo tipo de experiencias en 4 fincas ubicadas en distintas comunidades del municipio leonés. La Finca de Doña Candida Valle que comprende 4 manzanas, es cultivada por ella misma junto a su esposo e hijo y su manutención se basa en las divisas obtenidas con la venta de sus productos en el mercado local de El Sauce.