La denuncia del fiscal Alberto Nisman contra la Presidenta y el Canciller era una vergüenza, insistió hoy el jefe del Gabinete argentino, Aníbal Fernández al referirse a un fallo de la Cámara Federal que rechazó la imputación.

El jefe de ministros volvió a cuestionar la incriminación que hizo el difunto fiscal contra la presidenta Cristina Fernández en la causa AMIA, luego que ayer la Sala I de la Cámara Federal la desestimara, y reiteró que la presentación no tuvo sentido.

Nisman acusó al Ejecutivo de intentar encubrir a Irán por el atentado en 1994 a la asociación judía AMIA a cambio de petróleo y apuntó al Memorando de Entendimiento con ese país como la pantalla para hacerlo.

"Cuando analizamos esto, teniendo en cuenta que se trataba de un fiscal que tenía 40 personas trabajando para él, un aparato como el que tenía de (el ex espía Antonio) Situso, más un presupuesto de 34 millones de pesos por año, es inaceptable", recalcó Fernández.

"Es una vergüenza la denuncia que tuvo en vilo a un país y lo hizo quedar como el diablo ante el mundo preocupado de que un Presidente haya firmado un Entendimiento con un Estado" como Irán, insistió el funcionario en declaraciones a la prensa.

Tras la sospechosa muerte de Nisman, que sirvió para echar más leña a la ofensiva política de la oposición contra el Gobierno, el fiscal Gerardo Pollicita la retomó y formuló cargos, que fueron desestimado primero por el juez Daniel Rafecas por falta de pruebas.

Pollicita apeló el veredicto de Rafecas con la ayuda de su colega Germán Moldes ante la Cámara Federal para mantener viva la denuncia de Nisman, pero ese cuerpo judicial rechazó la víspera su reclamo.

Aníbal Fernández señaló que el magistrado Jorge Ballestero, uno de los miembros de la Sala que desestimó la apelación, pronunció frases muy duras en el fallo que desestimó la denuncia.

"Es durísimo que un magistrado diga que (Nisman) no tiene nada en la mano y que sale a pescar, eso es una frase peyorativa", dijo el jefe de Gabinete sobre los argumentos dados por uno de los camaristas que ayer rechazó la apelación y la denuncia por "inexistencia de delito".

Por otro lado, desde Guatemala donde realiza una visita de trabajo, el canciller Héctor Timerman, uno de los acusados, aseguró que la denuncia Nisman fue un invento.

"No existe nada de lo que denunció Nisman, es totalmente falso todo lo que se dice. Todos los diálogos que se me adjudican no existieron; las reuniones que dicen que sucedieron, no existieron", afirmó según reporta hoy aquí Infonews.

Como parte de una gira por Centroamérica, Timerman está en Guatemala para participar en una reunión del Sistema de Integración Centroamericana.