Los diferentes mercados de la capital y del resto del país, están “inundados” de las diferentes frutas y productos que se requieren para elaborar el tradicional y sabroso almíbar, un postre que puede hacerse con menos de 150 córdobas.

Entre los mercados que están ofertando los citados productos, se encuentra el Mercado Israel Lewites, lugar donde puede encontrar el atado de dulce a 40 córdobas, una bolsa de jocote de dos docenas a 20 córdobas, la papaya verde a 30 córdobas, la docena de mango liso a 20 pesos y las groceas a 20 pesos.

En este mismo mercado también se puede adquirir las refrescantes y dulces sandías, entre los 30 y 40 córdobas, las mandarinas a 20 y 30 córdobas la docena, las naranjas “para chupar” a 20 la docena, y 15 la docena para hacer frescos. La docena de banano a 15 córdobas, mientras el melón a 30 córdobas y la piña a 20.

“A la población, a los veraneantes que van a las playas les invitamos a venir para que puedan consumir esas ricas frutas que Dios nos ha dado, que la Madre Tierra a través de Dios nos ha dado, tenemos precios accesibles. Un almíbar lo puede hacer en 100 córdobas o un poquito más”, dijo la comerciante María Gloria Martínez.

Pescado seco ya se oferta

También la oferta de pescado y mariscos es muy variada en este centro de compras, entre estos el tradicional “pescado seco” que se cotiza la libra a 180 córdobas, pero que se puede elaborar en diferentes platillos, como arroz aguado, pescado seco asado y otros.

Don Pedro Hernández compró 2 libras de pescado seco, dijo que ya lo llevaba antes que incrementará su valor, pues en Semana Santa es una tradición comerlo en su familia.

“Si podemos y tenemos para comprar que lo comamos, también sardina y mariscos”, dijo don Pedro, mientras la señora Gladys Jirón, señalaba que había invertido en la compra de 250 libras, mismas que podría venderlas durante el fin de semana.

“La tenemos la libra a 180 córdobas, se vende mucho y ahorita se está moviendo (vendiendo), compre 250 libras y tenemos la fe en Dios que nos va a mandar compradores para que lo vendamos todos. El pescado seco no tiene espinas, es agradable para los niños, recomiendo el pescado Gaspar que es pura carne, se hace en sopa de albóndigas, en arroz aguada y asado”, dijo Jirón.

A vender a las playas

Y así como los pequeños comerciantes de frutas y de mariscos están listos a recibir a sus clientes, los vendedores ambulantes de anteojos, hotdogs, entre otros, están alistando maletas para trasladar sus ventas a los diferentes balnearios como Pochomil, San Juan del Sur, Poneloya, Masachapa y muchos otros.

Entre estos vendedores se encuentra doña Marisol de la Cruz, quien señaló que se va para Pochomil este 28 de marzo y regresará a Managua el sábado 4 de abril, exactamente estará 8 días vendiendo gaseosas y hotdogs.

“Vamos con mi marido a vender a Pochomil y Masachapa, esos 8 días los vamos aprovechar en las ventas, son días que tenemos que aprovechar al máximo, son los días que nos recuperamos”, dice Marisol, que asegura vender unas 100 unidades de hotdogs a 15 córdobas cada una.

El vendedor de gafas de sol Benjamín Obregón, visitará las playas de Poneloya, Paso Caballos, Jiquilillo en el occidente del país, para vender los diversos modelos de anteojos que se cotizan entre los 60 y 100 córdobas por unidad.

“Estamos esperando la Semana Santa para ver si las ventas se mejoran, esperamos que así sea porque la temporada de verano es una buena oportunidad para todos nosotros”, dijo Obregón, que afirma vender diariamente una docena de unidades en la llamada Semana Mayor.