Los manifestantes habían derribado vallas frente al Congreso y lanzaron proyectiles, enfurecidos por el veloz juicio político que concluyó con la aprobación de la destitución de Lugo.

Se espera que el Congreso convoque a juramentar como jefe de Estado de facto al actual vicepresidente, el liberal Federico Franco.