Un numeroso grupo de pequeños y medianos productores del municipio de Santa Lucia (Boaco), trabajan junto al Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), un modelo de Fincas Integrales, basado en la conservación de los suelos.

Los resultados –a mediano plazo- han sido contundentes y exitosos, no solo en cuanto a la producción de alimentos más saludables, fortalecimiento de la Seguridad Alimentaria y conservación de la Madre Tierra, sino también en cuanto a rendimiento de los suelos y los cultivos.

El Sistema Agroecológico, ha basado sus mejores técnicas en cuanto a la conservación de los suelos; aplicaciones y métodos adaptables al cambio climático, la sequía o bien, según sean las condiciones dadas, la abundancia de lluvias.

Un equipo periodístico de El 19 Digital, realizó una visita de campo en la finca ‘El tamarindo’, ubicada en la comunidad ‘Los Rivas, del municipio de Santa Lucia, en la que se ha podido constatar el gran impacto que ha generado este novedoso modelo agroecológico.

El técnico municipal del INTA en Santa Lucia, Jader Ángulo, explicó que en relación a la implementación de las obras de conservación de los suelos, se han desarrollado capacitaciones y asistencias técnicas a productores de diez fincas de esta localidad.

“Les hemos enseñado a ejecutar las buenas prácticas agrícolas, siempre impulsando la investigación e innovación tecnológica, y sobre todo una diversificación de cultivos”, señaló el especialista.

Explicó que la conservación de los suelos es muy importante porque protege el medioambiente; sobre todo al recuperar y amortiguar toda la degradación del suelo causada por la contaminación y las lluvias.

Entre los métodos que componente este nuevo sistema, destacan las zanjas en laderas, incorporación de rastrojos, diques de contención; establecimiento de sistemas silvopastoriles, barreras muertas, cercas vivas, remoción de terrenos (para tener un control biológico), reforestación y sistemas de riegos.

Al seguir todo el procedimiento que implica la implementación de este modelo agroecológico, el pequeño productor, Pedro Joaquín Rocha, ha logrado con éxito mejorar gran parte de los suelos de su finca ‘El tamarindo’, devolviéndole sus recursos o propiedades fértiles.

“En un principio no teníamos mucho conocimiento, cultivábamos, pero no éramos competitivos en el mercado, hasta que el Inta nos comenzó a incentivar y capacitar sobre la aplicación de este nuevo sistema”, compartió el productor.

Con cerca de 15 años dedicados a la agricultura, Pedro o Pequín (como le llaman de cariño sus vecinos de Santa Lucia), destacó que la conservación de los suelos protege uno de los regalos más valiosos que Dios nos dio, “como es la tierra”, pero además “nos regala frutas, hortalizas y verduras sanas, con muchas proteínas, y sin químicos”.

“Yo creo que es tiempo de volver a iniciar. El hombre tiene que convertir la tierra nuevamente en un área de cultivo, implementar estas obras de conservación de suelos, darle protección a la tierra con los abonos orgánicos”, manifestó.

Para este productor, lo más importante es alcanzar una conciencia de cuido a la Madre Tierra, para comprender que solo de esta forma nos podemos amar en relación a Dios, y a todo lo que él ha creado para el bien de la humanidad.