A raíz de la decisión de los dueños del Jardín Infantil María Montessori, de seguir funcionando sin la autorización del Ministerio de Educación, diputados de la Asamblea Nacional instaron a esa institución escolar a no seguir violentando las normas educativas, pues su cierre está fundamentado en las leyes de Nicaragua.

Los legisladores recordaron que la decisión de cancelar los permisos a este centro infantil, obedece al maltrato físico y psicológico que recibieron diversos niños y niñas, algunos de ellos con capacidades diferentes. Los dueños y algunos padres que respaldan a ex directora y dueña de este centro Nelly Márquez de Alonso, afirmaron que este seguirá funcionando, pese a la prohibición del MINED.

El Secretario General de ANDEN José Antonio Zepeda, indicó la medida del MINED es pertinente y legal, porque Alonso violentó el Código de la Niñez y Adolescencia, igualmente transgredió la ley de carrera docente que establece claramente que ningún educador puede abusar, ni afectiva, ni física, ni corporalmente de los estudiantes.

“En la reunión que tuvimos con ella, aceptó que si habían ocurrido esos hechos y que no había ningún video montado, que todos eran reales, creo que los abogados del centro tendrán que hacer sus argumentos y el Ministerio de Educación fundamentó, hizo la investigación, hizo las consultas (…) y la decisión que ha tomado es cerrar el permiso que estaba autorizado para que funcionara ese centro de estudio”, declaró Zepeda.

Para el vicepresidente de la Comisión de la Familia, Niñez y Adolescencia de la Asamblea Nacional, Carlos Emilio López, la decisión del MINED está sustentada en las leyes educativas y en base al Código de la Niñez y Adolescencia que prohíbe el maltrato físico y psicológico en los centros de estudio y hogares.

“Es inaceptable, es injustificable, es intolerable permitir que en un centro escolar se propine maltrato a los niños y a las niñas, desde ningún tipo punto de vista se puede permitir violencia, humillaciones, abusos, golpes en contra de los niños y niñas en un centro escolar, con mucho más gravedad si estamos hablando de niños en la primera infancia, es decir entre los 0 y 6 años y peor aun si estamos hablando de niños con discapacidad”, dijo Carlos Emilio.

Agregó que miles de nicaragüenses pudieron ver los vídeos de la directora del María Montessori Nelly Márquez de Alonso, cuando daba maltrato a un niño y una niña, entre estos un pequeño que sufre de autismo y a otro menor con Síndrome de Down.

“Miramos las palabras humillantes, miramos las amenazas, miramos cuando un cesto de basura fue colocado en una de estas criaturas, por lo tanto la decisión que tomó el Ministerio de Educación es correcta, justa, es legal, es ética y es pedagógicamente pertinente”, destacó el legislador sandinista.

Las declaraciones de ambos diputados obedece a la decisión de la junta directiva del Centro Infantil María Montessori, de seguir impartiendo clase, a pesar de la resolución de cierre emitida por el Ministerio de Educación.