Como muestra del sentir de numerosos gobiernos y pueblos del mundo, embajadores acreditados en Cuba, han manifestado su solidaridad con la Revolución Bolivariana al participar en la campaña internacional “Obama, ¡Venezuela no es una amenaza!”, que aboga por la derogación del decreto que considera una amenaza a la nación suramericana.

“Nunca debió darse un decreto de este tipo, no es Venezuela responsable de las provocaciones”, aseguró el embajador de Nicaragua en Cuba, Luis Cabrera, decano del grupo de países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos (Alba-TCP).

El diplomático valoró “el ejemplo de Venezuela, su solidaridad con todos los pueblos del mundo y su presencia ahí donde hay necesidad de apoyo”.

“El comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo lo han manifestado, nuestra solidaridad incondicional con la patria del comandante Hugo Chávez y del presidente Nicolás Maduro”, subrayó Cabrera, quien además recordó la reciente condecoración al actual dignatario venezolano con la orden Augusto César Sandino, General de Hombres Libres, en su máxima expresión, Batalla de San Jacinto.

Representantes de otros países han firmado la campaña internacional promovida por el Gobierno Bolivariano, que busca la derogación del decreto imperial en el que el presidente de Estados Unidos considera a Venezuela como “una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad y política exterior estadounidenses”.

La recolección de firmas se extenderá hasta los días previos a la Cumbre de las Américas, que se celebrará el 10 y 11 de abril en Panamá. Se espera alcanzar la cifra de 10 millones de rúbricas para acompañar el pedido del presidente Nicolás Maduro de derogar el decreto.