Politraumatismos múltiples, traumas craneales y quemaduras por fricción, son los principales cuadros clínicos que presentan los pacientes que llegan hasta las instalaciones del Hospital Manolo Morales luego de ser víctimas de los accidentes de tránsito, sobre todo durante los fines de semana, situación que ha aumentado en lo que va del mes de marzo, preocupando a las autoridades del centro asistencial.

La pérdida de sus miembros inferiores y hasta la muerte son muchas veces los resultados catastróficos finales que provoca el hecho de no acatar las orientaciones de los agentes policiales o no tomar en cuenta los reglamentos de la ley de tránsito. El dolor provocado por las fracturas y la incertidumbre de no saber cuándo regresarán a sus viviendas se refleja en el rostro de tres de los pacientes internados en la sala de ortopedia del hospital, quienes ingresaron el pasado fin de semana luego de verse involucrados en accidentes de tránsito, dos de ellos a bordo de motocicletas y un tercero por cometer imprudencia peatonal.

“Considero que todos los conductores debemos andar en las calles con precaución, no conducir en estado de ebriedad y ser cuidadosos porque muchas veces nosotros no tenemos el cuido adecuado, en mi caso tengo una fractura en el fémur de la pierna derecha y seré operado en estos días. Considero que los motociclistas debemos de respetar las leyes de tránsito para que no se repita mi situación y para que los demás conductores nos vean como un vehículo más en la vía, debemos conducir en medio del carril, usar casco y no exceder la cantidad de pasajeros” señaló Roger López.

“Cuando me dirigía a traer un almuerzo a casa de mi hija sentí la necesidad de comprar una bebida y cuando me dirigía a la venta me di cuenta que esta estaba cerrada entonces decidí regresarme, pero al cruzar la calle únicamente me fine al extremo derecho y fue del lado izquierdo donde venia la moto, la cual me atropelló. Acepto que la falla fue mía y por eso hago un llamado a la población a tener más cuidado y a los hijos a no dejar que los adultos mayores como yo, anden solos en la calle porque es duro estar aquí, alejado de tu casa, sufriendo por los dolores” expresó Oscar Orozco.

Las lesiones físicas en los pacientes también afectan a sus familiares, quienes tienen que permanecer al cuido de ellos durante los días y las noches, generándoles gastos y preocupaciones, por tal razón manifiestan que es momento que los usuarios de las vías llámense conductores y peatones, cambien de comportamientos y sean más cuidadosos y responsable.

“A todas esas personas que acostumbran conducir en estado de ebriedad por favor pónganse la mano en la conciencia y dense cuenta del dolor que ocasionan tanto en el paciente como en la familia del mismo, es momento que respeten a los demás conductores sobre todo a los que anden en moto o los que andamos a pie” manifestó Elisa López, familiar de paciente.

Por su parte a doctora Kenia Grillo, directora del hospital, señala que en su mayoría los pacientes que sufren accidentes de tránsito llegan en condiciones delicadas, lo cual obliga al personal médico a someterlos a cirugías de emergencia para tratar de salvarles algunas de sus extremidades o la propia vida.

“Sigue en incremento los accidentes de tránsito y por eso estamos haciendo un llamado a todos los conductores a que de manera responsable no conduzcan en estado de ebriedad, así mismo hacemos un llamado a los peatones porque muchas veces su imprudencia les ocasiona ser parte de los accidentes. En lo que va de este mes hemos atendido a más de 60 lesionados, los que son operados de emergencia, situación que genera mayores gastos al hospital pues requieren de múltiples materiales para hacer fijación de sus fracturas y su costo es bastante elevado” afirmó.

Cada uno de los pacientes atendidos en los hospitales públicos presentando afectaciones por accidente de tránsito, representa un monto de cinco mil dólares promedio, incluyendo la estadía, el medicamento, la cirugía y todo lo necesario. Por tal razón, las autoridades médicas se han sumado a la campaña nacional de prevención de accidentes para evitar más dolor y tristeza en los hogares nicaragüenses.