Muchas familias nicaragüenses se dispondrán desde este fin de semana, 28 y 29 de marzo, a disfrutar de su periodo de vacaciones por las celebraciones de Semana Santa, lo que significará mayor desborde poblacional en las playas y centros recreativos del país, así como en las actividades de carácter religioso propias de la temporada.

De cara a garantizar la mejor atención a las familias veraneantes, el Ministerio de Salud (Minsa) iniciará este fin de semana el reforzamiento del Plan Verano Nicaragua Nuestra, trabajo que implicará un despliegue de brigadas de salud en cada una de las playas, ríos, piscinas y otros centros de recreación familiar, al igual que en las distintas actividades religiosas.

El director de Vigilancia para la Salud del Minsa, Dr. Carlos Sáenz, aseguró que desde este sábado y domingo se comenzará con la realización de turnos administrativos de 24 horas a nivel nacional con la participación de los equipos de dirección de los SILAIS departamentales y municipales, los que se desarrollarán en 176 puestos de mando.

Añadió que a fin de garantizar el cumplimiento efectivo de las actividades de la institución también se organizarán turnos de vigilancia epidemiológica, lo que implicará el reforzamiento de la vigilancia de 24 horas tanto a nivel nacional como departamental y cada uno de los municipios.

“Nosotros estaremos realizando actividades o visitas de acompañamiento desde el nivel central y con los equipos de Silais a los balnearios más concurridos del país. Tenemos un cronograma de visita para ir verificando que efectivamente se están desarrollando de la manera más apropiada o que se realicen las actividades que hayamos programado y si hay algún problema que tengamos que resolver de manera inmediata”, comentó el Dr. Sáenz.

El directivo del Minsa señaló que se reforzará los turnos en los hospitales y centros de salud de todo el país durante el fin de semana, la Semana Mayor y los días posteriores a las celebraciones religiosas en el mes de abril con el objetivo de garantizar la atención apropiada a toda la población nicaragüense.

“Estaremos siempre realizando actividades de inspecciones sanitarias en restaurantes, bares y establecimientos temporales para que se garantice el cumplimiento higiénico sanitario de los mismos y también seguiremos durante este fin de semana y Semana Santa, realizando los controles de calidad de agua que consiste en el cloro residual tanto en aguas de consumo humano como análisis bacteriológico en aguas de piscinas y centros recreativos”, puntualizó.

En ese sentido, el Dr. Sáenz detalló que el Ministerio dispondrá de 265 unidades o puestos móviles de atención en los balnearios de mayor concurrencia, así como de la red de vehículos que incluye pangas y ambulancias para el traslado de las personas que sufran cualquier tipo de emergencias durante esta temporada.

Llaman a familias a seguir orientaciones médicas para proteger su salud

La Dra. Martha Reyes, Directora de Prevención de Enfermedades del Minsa, instó a las familias nicaragüenses, que se dispondrán a disfrutar de sus vacaciones de verano visitando las playas o centros recreativos, así como en las actividades religiosas, a seguir las orientaciones brindadas por las autoridades sanitarias en búsqueda de proteger su salud y la de los suyos, tales como mantener la higiene en el proceso de preparación y manipulación de los alimentos, los que deberán ser consumidos en un periodo no máximo de dos a tres horas para evitar enfermedades diarreicas.

“Aquí el lavado de manos es un elemento clave para asegurar la higiene y evitar enfermedades de tipo diarreica, el otro aspecto importante es la revisión de los enlatados dado que este es un periodo en que las familias consumen sardinas, atunes y otros tipos de alimentos enlatados, entonces es clave que revisen las fechas de vencimiento y si ya están vencidos no hay que consumirlos y si la presentación del enlatado presenta sarro o abombado tampoco debe ser utilizado para evitar las intoxicaciones alimenticias”, explicó la Dra. Reyes.

La funcionaria del Minsa insistió en hacer un llamado a las personas que consumen licor durante estas fechas, las que no deberán sumergirse en el agua en estado de ebriedad para evitar muerte por sumersión, así como no bañarse en las playas luego de haber ingerido algún tipo de alimentos dado que ello también podría llevar un riesgo para la salud.

La Dra. Reyes recordó a los padres de familia a mantener la vigilancia adecuada en los menores, los que no deben quedar solos en las playas, piscinas o ríos, dado que estos podrían sufrir algún tipo de riesgo.

De igual manera, exhortó a no bañarse y hacer saltos en aguas desconocidas, porque muchas veces se provoca accidentes y trauma que pueden poner en peligro la vida de las personas, no tirar botellas, latas ni objetos corto punzantes en las playas y áreas de recreación para evitar el riesgo que las familias u otras personas que se encuentren compartiendo en esos lugares sufran alguna lesión.

Llamó a las familias a designar a un conductor que no ingiera alcohol para que los lleve con bien a los sitios de recreación y de regreso a sus casas.

La Dra. Reyes destacó la importancia de protegerse de la luz solar directa e hidratarse para evitar insolaciones, proteger a los adultos mayores y a los menores de edad, cubrirlos con ropas frescas de algodón y usar siempre un gorrito o sombrero, si es posible un bloqueador solar y evitar exponerse en las horas de máxima radiación solar entre las 12:00 del mediodía y 4:00pm.

Recordó que las personas con enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión, enfermedades cardiacas, de movilizarse hacia algunos lugares de recreación o las diferentes actividades religiosas siempre llevar sus medicamentos y en el caso de las actividades recreativas asegurar el consumo de los alimentos recomendados para su control y así evitar descompensaciones.