El palacio bombardeado es la sede oficial del presidente yemení, Abdo Rabu Mansur Hadi, desde donde un grupo de baterías antiaéreas abrieron fuego contra los aviones para repeler el ataque, informó la agencia de noticias EFE.

El jefe de gabinete de Hadi, Mohamed Meram, señaló que el mandatario se encuentra a salvo, que permanecerá en la ciudad para enfrentar la crisis y que las bombas cayeron en el mar sin provocar daños, informó la agencia de noticias Europa Press.

"Está bien y está dirigiendo la resistencia popular y del sur para evitar la entrada de las fuerzas de la milicia en Adén", explicó el funcionario.

Agencias internacionales, no obstante, mencionan grandes columnas de humo que se elevan del complejo, que está ubicado en la zona de Al Maashiq y ya fue bombardeado la semana pasada, en una incursión aérea que no causó víctimas.

Paralelamente, el órgano de Defensa del movimiento chiita anunció que Hadi huyó de su residencia y se encuentra en paradero desconocido, en un comunicado en el que alertó que el mandatario podría escapar del país por vía aérea o terrestre y ofreció una recompensa de 20 millones de riales yemeníes (93.000 dólares) a quien lo capture o aporte información sobre su paradero.

El gobierno pidió hoy una intervención militar de los países árabes en Yemen para frenar al movimiento hutí. El canciller Riad Yasin, explicó que había solicitado una intervención "directa", especialmente aérea, en un encuentro en Egipto con el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, en declaraciones a las cadenas árabes Al Yazira y Al Arabiya.

Mañana, los responsables diplomáticos de los países árabes mantendrán una reunión en la ciudad egipcia de Sharm al Sheij para estudiar esta cuestión.

Poco antes del ataque, el presidente había pedido también a la ONU una intervención militar para frenar la ofensiva militar chiita, según una carta publicada hoy.

En el mensaje al Consejo de Seguridad Hadi solicita la emisión de una resolución bajo la cláusula séptima del pacto de Naciones Unidas, que autoriza intervenciones militares.

El mandatario explicó en la misiva que pidió a los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y a otros estados árabes ayuda inmediata con todos los medios posibles, incluida la intervención militar, para impedir el asalto hutí a la ciudad de Adén, donde estableció su base en medio de la crisis.

El mandatario aseguró que los milicianos chiitas prosiguen su agresión usando las armas que capturaron al Ejército yemení, como aviones de combate, con los que han bombardeado varias ciudades, entre ellas Adén.

El avance hutí de los uĺtimos días permitió al grupo controlar hoy la ciudad de Al Huta, capital de la provincia meridional de Lahech, tras una serie de triunfos militares de ayer en la meridional localidad de Ad Dalí y la sureña Taíz, lo que le facilitó atenazar el ataque desde varios frentes.

El presidente estableció su sede y la de su Gobierno en Adén después de escapar de la capital Sanaá el pasado 21 de febrero, tras la toma del poder por parte del movimiento chiita.

Desde esa ciudad meridional, Hadi se retractó el mes pasado de su dimisión y anunció que continuaba siendo el presidente legítimo del país.