El modelo de salud que impulsa el Gobierno del Presidente Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo, garantiza a la población resolver necesidades de manera inmediata, así lo resaltó la coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, compañera Rosario Murillo, en su alocución del medio día, afirmando que ya se están tomando las medidas pertinentes para garantizar la habilitación o reponer los equipos que presentan desperfectos en algunos centros médicos y hospitales.

En el caso particular del Centro Nacional de Radioterapia Nora Astorga, el tubo del tomógrafo simulador desde hace varios meses presenta desperfectos, por tanto, el Gobierno ha garantizado la compra del aparato que estará en el país en las próximas semanas.

Alfredo Borges Palacios, director general de este Centro, afirmó que el tomógrafo simulador, que es único en el país, ha presentado desperfectos provocando que la atención no se realice de manera regular.

“El tomógrafo es un equipo fundamental para la planificación del tratamiento de los pacientes con cáncer que van a recibir radioterapia. Este equipo ya tiene sus añitos y la vida media del tubo de rayos X está dando problemas, necesita que pase mucho tiempo recalentándose y eso nos atrasa”.

Borges enfatizó que “En cualquier momento del año se puede fundir y quedamos sin tomógrafo, y quedarse sin esto significa que los pacientes que serán sometidos a tratamientos con radiación no podrán hacerlo, porque para ello es muy importante la imagen que brinda el tomógrafo”.

Destacó que de manera muy responsable, el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional hizo los trámites para hacer la compra del tubo que cuesta aproximadamente unos dos millones de córdobas.

“Ya el gobierno destinó el dinero, ya está presupuestado, solo estamos en el proceso de compra que puede durar un mes”, finalizó.

En el Centro Nacional de Radioterapia se atienden al año unos 1 mil 350 pacientes con cáncer que reciben radioterapia.

En otros países un tratamiento con radioterapia cuesta a cada paciente unos 15 mil dólares, en Nicaragua, gracias al modelo de salud gratuito y responsable los pacientes pueden recibir el tratamiento sin pagar ningún costo.