El coronel Rogelio Flores, Jefe de la Defensa Civil del Ejército de Nicaragua, aseguró que se dispondrá de 3,500 efectivos para atender cualquier eventualidad que se pudiera dar durante el periodo de Semana Santa, con el objetivo de garantizar la vida de la población que acuda a los diferentes balnearios del pacifico.

Subrayó que la Defensa Civil estará dando cobertura a los principales centros turísticos y las zonas vulnerables a posibles tsunami en los litorales Atlántico y Pacifico, con el objeto de resguardar la vida de unas 100 mil personas que habitan en 83 comunidades.

Flores manifestó que se dispondrá, si se hace necesario, de miembros de la Fuerza Naval, Fuerza Aérea, de los destacamentos militares regionales y las tropas que están instruidos para tener la capacidad de estar listos para actuar en cualquier situación.

Se fortalecerá el sistema de comunicación para emergencia, instalando 4 repetidoras más, 15 equipos adicionales de radio-base para zonas más lejanas. Se dispondrá de 60 vehículos livianos y pesados, motos acuáticas.

“Los mil 800 equipos de comunicación instalados a nivel nacional están disponibles, los más de 39 repetidoras y los tres puntos de enlaces que tenemos también están disponibles y estamos disponiendo para estos el sistema de alerta temprano ante maremotos en el pacifico, estamos hablando de las 60 sirenas”, destacó Flores

Principales acciones desde el SINAPRED

Flores en conjunto con la codirectora del Sistema Nacional de Atención y Prevención de Desastres (SINAPRED) Yadira Meza y el Asesor en Gestión de Riesgo de la Presidencia Guillermo González, dieron a conocer una serie de medidas que estarán promoviendo de cara a garantizar la tranquilidad de las familias, tanto en las festividades religiosas, balnearios y en las ciudades.

La compañera Meza manifestó que el Plan Verano del SINAPRED consiste en un monitoreo y vigilancia permanente los siete días de la semana, de los desplazamientos de las familias a los diferentes lugares de recreación, así como las procesiones regionales.

“Desde el SINAPRED mantendremos un sistema de monitoreo y vigilancia permanente las 24 horas del día, vamos mantener activación del CODE Nacional, regional y municipales. Vamos a distribuir con el acompañamiento de la Juventud Sandinista volantes de normas de conducta ante la posible ocurrencia de un tsunami, esto siempre pensando en la prevención”, dijo Meza.

El plan también dispone monitoreo y mayor control para prevenir posibles incendios forestales y agropecuarios, así como incendios de infraestructura, en viviendas, mercados o centros comerciales.

Cuidar la vida de las familias

González manifestó que el objetivo es promover una cultura de prevención de cara a los fenómenos naturales, para que las familias no resulten afectadas por ningún desastre. Destacó que se ha venido trabajando desde los Consejos de Desarrollos Humano, desde los Gabinetes de la Familia y desde las alcaldías, con planes dirigidos a atender las situaciones originados por la naturaleza.

Recomendó a las familias a tomar las precauciones necesarias en sus hogares y en las calles, como el respeto a la señales de tránsito, revisar el estado mecánico de los vehículos, los motociclistas que usen el casco, no conducir en estado de ebriedad, dejar cerrada la válvula del tanque de gas, bajar la palanca de la caja eléctrica, desconectar los aparatos eléctricos, colocarse los cinturones e identificar las zonas de evacuación en los balnearios.