Durante la misa matutina en la Catedral de Managua, el padre Carlos Handal Santos, hizo un llamado a la feligresía nicaragüense a aprovechar el tiempo de Semana Santa para acercarse a Cristo, para estar en oración y sobre todo para vivir en unidad, en perdón y reconciliación con la familia, vecinos y comunidad.

“Que sea una Semana Santa de verdad (…) lo importante es tener este descanso con el Señor, estar pegado con Dios, es lo más importante y pasar esta Semana Santa en oración por los diferentes problemas, dificultades, porque estar con el Señor es lo más importante”, señaló el cura.

A la Catedral de Managua asistieron decenas de pobladores de los diversos barrios de Managua, lo que fue aprovechado por el padre, para decirles que al estar cerca de Cristo, se puede comprobar su misericordia y su amor.

“La Semana Santa es lo máximo, es preparación, es lo último para la Pascua y la Pascua es la mamá de todas las fiestas, y celebramos que Jesucristo no se queda en la muerte, resucita y al igual que Él, todos nosotros estamos invitados a resucitar, a salir de nuestra muerte en que nos encontramos, la muerte por el pecado, llamase pecado, cólera, ira, vanidad, robo, lo que ustedes quieran, pero que dejen la muerte porque Cristo resucita para la vida eterna”, destacó a toda la feligresía.

Llamado a conductores

Aprovechó para hacer un llamado a todos los nicaragüenses y particularmente a los conductores, de vehículos y motocicletas, a tomar las precauciones necesarias cuando se está al volante, sobre todo no ingerir licor si después va a conducir.

“Es una pena que aquello que se convirtió en un paseo, se convierta en una tragedia, lo que son personas adultas, mayores, [email protected], que tengan conciencia de lo que hacen, que la pasen bien los que puedan salir con su familia, pero que lo hagan con moderación, todo es bueno, lo malo son los excesos”, señaló Handal al abordar el tema de los accidentes de tránsito, los cuales pueden evitarse si se toman actitudes de prevención.

Los feligreses como doña Eusebia Suazo, manifestaron que el mensaje que han brindando los jerarcas de la iglesia católica, han sido muy pertinentes, porque llaman a que la población viva en comunión, en armonía y no en problemas.

“Hay que vivir en paz, en reconciliación, en armonía y amor fraterno, esta Semana Santa es un momento de reflexión, de acercarnos a Dios, a nuestras familias, a los vecinos. Mientras a los conductores que tengan paz con Dios y consigo mismo, porque si no tiene paz con sí mismo, no tiene paz con nadie”, destacó doña Perla Rivas.

En tanto don Manuel Rugama, manifestó que el mensaje del padre Handal se centró en la reconversión, en “el reconocer de nuestros pecados y reconocer de que la Cuaresma nos enseña a que Dios nos manda a que reconozcamos nuestros pecados y pidamos perdón, que no nos cansemos de pedir perdón, como dice morir, pero morir los pecados y nacer en Cristo”.

Pidió a los conductores a no manejar en estado de ebriedad, porque podemos perjudicar no solamente a nuestra familia, sino otras que pueden salir afectadas por nuestro comportamiento.

“Evitemos manejar en estado de ebriedad y si es posible mejor buscar un chofer que este sobrio para que no enlutemos a las familias nicaragüenses”, puntualizó Rugama, originario de Ocotal.