Monseñor Eddy Montenegro indicó que cada día de la Semana Santa y de la vida, los cristianos tienen que descubrir el rostro de Cristo en el rostro de sus semejantes. Además invitó a las familias a vivir con plenitud este tiempo de reflexión del Misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo.

Montenegro recordó que la Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, que es el día en que Jesucristo entra triunfante a Jerusalén.

“En todas las parroquias del mundo entero se celebra la entrada triunfante de Jesús y aquí tenemos la bonita tradición de ver que siempre se buscan burritos para celebrar la entrada de Jesús. Ese es un acontecimiento que nos dice que el pueblo judío está recibiendo a Cristo como el Mesías, el Maestro”, comentó.

Posteriormente al Domingo de Ramos, los católicos celebran el Jueves Santo la institución del Sacramento de la Eucaristía y la institución del sacerdocio y del mandamiento nuevo de amarse los unos a los otros.

Finalmente el Domingo se celebra la resurrección de Cristo, que es la fiesta principal de los cristianos “porque ahí se está dando el paso de la vida eterna para el género humano”, dijo Montenegro.

Monseñor Eddy explicó cada día de Semana Santa y de la vida, tenemos que descubrir el rostro de Cristo en el rostro de nuestros semejantes, en el rostro de cada una de las personas.

“Eso significa saber perdonar, saber vivir, saber reconciliarnos y pedirle al Señor que nos bendiga la familia nicaragüense para que continuemos siempre buscando el bienestar y el desarrollo que es tan necesario para que nuestro pueblo viva en paz y creciendo cada día”, concluyó.

Llamado para prevenir accidentes

Monseñor Eddy Montenegro aprovechó para invitar a las familias a prevenir los accidentes en la temporada de verano.

“Hermano tu que andas en la calle, que estas en un balneario o en otros lugares de diversión, además de no olvidarte de la vivencia de la palabra del Señor en tu vida, también cuidarte. Hay que cuidar la vida, hay que cuidar a los niños y niñas que muchas veces están en paseos y lugares. Evitemos accidentes para no lamentar personas que pierden la vida a través del ahogamiento. Recuerden que el timón y el licor no ligan, a veces vemos como personas tomadas entran a los balnearios y también pierden su vida, el dolor que causan las secuelas que quedan de una vida truncada es terrible”, indicó.

“Cuídate esta Semana Santa, cuida a los tuyos, dales mucho amor, ese cuido es casualmente una vivencia del amor”, agregó Monseñor Eddy Montenegro.