Desde el pasado 28 de enero, la vida le cambió drásticamente a Humberto José González, de 33 años. Eran las 4 de la tarde cuando se dirigía a su casa a dejarle dinero a su esposa, Josefa Guevara, para que preparara la cena a sus hijos. No pudo llegar a salvo.

Desde hace cuatro años, Humberto se dedicaba a conducir una mototaxi en el municipio de Diriomo, en Granada, ese miércoles 28 de enero había logrado realizar unos 15 recorridos, lo que significaba unos 150 córdobas en ganancia, dinero que iba a ser repartido entre el dueño de la mototaxi y su familia.

Ese día los hijos de Humberto no pudieron cenar y el dinero tampoco pudo ser repartido. La culpa la tuvo un conductor de un camión, que manejaba a alta velocidad y por aventajar un ciclista, embistió la mototaxi de este hombre que ahora permanece postrado en una cama del hospital Lenín Fonseca.

“Ha sido bien duro, tanto económica y físicamente, porque nos ha afectado a todo mundo (a la familia), a su mamá, a mis hijos, tengo una hija de cinco meses, tengo otra de diez años, el sustento era él, yo trabajo, pero desde el accidente nosotros estamos aquí y por la voluntad de Dios estamos sobreviviendo”, afirmó Josefa al describir la situación que tienen, tras ocurrido el accidente.

Humberto, producto del violento encontronazo, resultó con siete costillas quebradas, serias lesiones en sus piernas, en la columna y clavícula. Son tan graves sus heridas, que corre el riesgo de no volver a caminar.

Este superviviente de accidente, segura que el causante del hecho está libre y tampoco asume los gastos económicos que requiere su familia para alimentarse, pues desde ese 28 de enero no entra a su casa el dinero que ganaba producto de su trabajo en la mototaxi que quedó inservible.

Desde su lecho de enfermo hizo un llamado a los conductores del país a cambiar de actitud cuando se esté frente a un volante, conduciendo a velocidades moderadas, no ingerir alcohol, respetar las señales de tránsito y siempre manejar defensivamente.

“Que tengan precaución en las calles, todos somos seres humanos y andamos en la calle buscando el pan de cada día y no es justo que alguien que ande un camión o un chunche (vehículo) más pesado lo aventaje a uno sin ninguna precaución, ya tengo un mes y 19 días de estar aquí internado”, señala Humberto, que considera que si el conductor hubiese reducido la velocidad del camión, el accidente pudo evitarse.

A pocos metros de Humberto, en la Sala de Ortopedia del Lenín Fonseca, también permanece internado Joel Polanco, originario del municipio de Siuna en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte. Este muchacho viajaba en una motocicleta cuando fue embestido por una camioneta conducida por una persona en estado de ebriedad, tan violentó fue el encontronazo que su pierna izquierda tiene colocada pernos y clavos ortopédicos.

Tanto Humberto y Joel tardaran meses o quizás años en recuperarse, ambos ya conocen de la campaña de sensibilización y concientización hacia los conductores y peatones que realiza el Gobierno Sandinista en conjunto con la Policía Nacional y otras instituciones públicas, a fin de incidir en la manera como nos conducimos en las calles y avenidas.

Humberto y Joel reconocen que la actitud que asumimos frente al volante es fundamental para evitar los accidentes de tránsito, por eso aplauden que se impulse una campaña intensa para que cambiemos nuestras maneras de conducir.

“Me parece muy buena esa campaña, porque cuando uno anda en la calle camina con más precaución para andar y para que los conductores tengan más cuidado con el peatón”, valoró Humberto.

Accidentes inciden en costo social

Joel señaló que la campaña debe centrarse en cambiar la mentalidad de los conductores porque hay muchos que manejan un vehículo cuando andan ebrios.

“Quiero que la policía tome mano dura con esta gente para que no sigan con más accidentes y en esta Semana Santa que la Policía siga haciendo un buen trabajo, porque es cuando más los conductores toman”, recomendó Polanco.

La doctora Wendy Idiáquez, directora del Lenín Fonseca manifestó su apoyo a las distintas acciones que se hacen desde el gobierno, desde la Policía y de otras organizaciones, para crear conciencia sobre la necesidad de reducir los accidentes de tránsito.

“Es necesario prevenir los accidentes de tránsito para evitar un costo social en la familia, a veces tenemos hombres en su mayoría hombres jóvenes que trabajan, que mantienen, son cabezas de hogares y en un determinado momento no pueden seguir trabajando, vienen los subsidios, pero hay gente que no tiene un trabajo formal, entonces la familia llega en un momento que se ve afectada (económicamente) y en caso de lesiones más severas, las familias quedan sin el rol del padre y eso provoca daños a futuro, entonces los accidentes deben ser prevenidos y esta campaña es correcta para que la población tome conciencia sobre la prevención”, valoró Idiáquez.

A este centro asistencial y el Manolo Morales es donde ingresan la mayor cantidad de personas lesionadas por accidentes de tránsito, en el caso del primero los ingresos aumentan considerablemente los fines de semana.

“Durante los viernes, sábados y domingos es más frecuente el ingreso de pacientes por politraumatismo, a veces tenemos fracturas, pero a veces tenemos traumas más serios en el abdomen, en el tórax y a veces vienen fallecidos los pacientes porque el trauma fue más grave”, dijo la doctora.

Indicó que la campaña es necesaria y correcta, porque además de hacer daño a las familias, también los accidentes incrementa los costos al sistema público de salud, lo que hace que muchos recursos sean dirigidos a sanar las dolencias y secuelas de las víctimas de accidentes, los cuáles se pueden evitar si cambiamos la forma de conducir.

“Cada fractura reparada en un paciente puede oscilar entre 300 a 3000 mil dólares, estos son costos que se incrementan al Ministerio de Salud, la estancia hospitalaria, la cirugía, claro todo es gratuito, pero el presupuesto del gobierno se incrementa por los accidentes y es dinero que se puede invertir en otra cosa, en brindar más consultas, más medicamentos, más contratación, pero tenemos que invertir en la situación y restablecer el daño de los accidentes de tránsito”, destacó Idiáquez.