El acercamiento de las familias al misterio de la Crucifixión, Muerte y Resurrección de Jesucristo en esta Semana Santa, debe llevar a los cristianos a romper con el pecado de la indiferencia hacia los demás y practicar los valores de derecho, justicia y solidaridad con el prójimo, afirmó el Padre Antonio Castro, sacerdote de la Iglesia La Merced.

El religioso refirió que la Semana Santa es la Pascua Nueva, donde Jesús representa al cordero que se inmola y sacrifica para establecer una nueva alianza definitiva entre Dios y su pueblo.

“Jesucristo sella la alianza con su sangre derramada en la Cruz”, aseguró Castro.

En ese sentido, explicó que la cena de pascua va revestida de los signos de la nueva vida y durante esa cena Jesús deja un nuevo testamento que es el de unidad en el Amor para vencer a la muerte y al pecado.

“El venció a la Cruz, a la muerte, al sepulcro y resucitando cambiando la historia y el mundo”, afirmó Castro.

El sacerdote dijo que esta Semana Santa es una invitación especial para morir al pecado y resucitar. “Debemos morir al pecado de la indiferencia, de la pobreza, el desempleo, el hambre. Debemos salir de nosotros mismos para acudir en defensa del derecho, de la justicia y la Solidaridad, eso es romper la indiferencia hacia los demás”, concluyó.