La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, informó que se está procediendo a implementar una fuerte campaña de sensibilización nacional para evitar más accidentes de tránsito.

En comunicación con el pueblo, a través de los Medios del Poder de las Familias y Comunidades, la compañera catalogó a los accidentes de tránsito como una calamidad que viene a enlutar a muchas familias del país.

En este sentido, dijo que se hace necesario prevenir, siendo más responsables cuando se está al volante.

Expresó que una campaña de este tipo debe incluir testimonios de personas y familias que han sufrido las consecuencias de este flagelo.

En este sentido, señaló que los Medios de Comunicación tienen un compromiso en todo este trabajo al dar a conocer testimonios para ayudar a pensar más a las personas antes de que tomen el volante o crucen una calle.

“Unámonos entonces como familia nicaragüense en una campaña nacional de prevención de accidentes que inicia ahora mismo. Nosotros como Medios de la Familias y Comunidades tenemos el compromiso de trabajar apoyando a la Policía Nacional”, afirmó Rosario.

Dijo que en estos últimos días hay ocurrido accidentes muy sentidos, como el de la niña Alba Jazmín Matute Rivas, de 6 años de edad, quien falleció este miércoles en Estelí. La niña iba a orilla de la carretera y al escaparse de las manos de su mamá fue impactada por una patrulla de la Policía Nacional.

Indicó que el Alcalde de Estelí, la Primera Comisionada Aminta Granera, el Comisionado General Francisco Díaz, el Frente Sandinista y el Gobierno han estado acompañando a la familia en este tragedia.

Destacó también que en la comunidad Sapoá, municipio de Cárdenas, fue atropellado el joven Mauricio Vanegas Peralta, de 18 años de edad. Este era uno de los mejores estudiantes de décimo grado del Colegio Divino Niño y falleció en el Hospital Lenín Fonseca de Managua. El accidente fue provocado por un conductor en estado de ebriedad y sin licencia.

“Queremos darle un abrazo muy fuerte a su mamá, María Auxiliadora Peralta. Estas son tragedias que no se borran, quedan en nuestros corazones. Para las madres, para los padres, para los hermanos (es) una huella dolorosísima que permanece toda la vida”, señaló.

En este punto exhorta a las personas que cuando tomen licor no se pongan al volante. Igual llamado les hace a los motociclistas y a los conductores del transporte colectivo de que sean más responsables.

“Ojalá las familias que han vivido estas tragedias puedan dar su testimonio y con ello contribuir a evitar a que sigamos perdiendo tantas vidas valiosas”, expresó.

La Compañera aseguró que este flagelo no se manifiesta solo en muertes, sino en personas que han quedado lisiadas o en situación muy delicada para el resto de sus vidas.