El Plan de Seguridad en el campo desarrollado por las autoridades de la Policía Nacional junto a los efectivos del Ejército de Nicaragua ha brindado excelentes resultados para los productores y ganaderos de los departamentos de Boaco y Chontales, logrando reducir en su totalidad los delitos de abigeato, hurto y alteraciones al orden público, sobre todo los fines de semana.

Durante un recorrido por las comunidades La Merced en el departamento de Boaco, La Campana y el Guabo en Chontales, logramos constatar la presencia de los efectivos militares y policiales en los caminos, quienes de manera constante realizan recorridos en las haciendas, brindan acompañamiento y resguardo de valores, especialmente los días en los que se realiza el pago de planillas y durante la realización del traslado de las cosechas y la comercialización del ganado.

Las acciones efectuadas gozan de la aprobación de los trabajadores del campo, quienes ratifican que las autoridades están brindando respuesta a sus demandas, las que fueron planteadas a través de las asambleas comunitarias de seguridad ciudadana.

“El apoyo que nos brinda la Policía y el Ejercito es un servicio que nos brinda seguridad, cada tres días los efectivos hacen presencia en nuestros sitios de trabajo logrando de esta manera evitar incidentes que por muchos años nos tocó enfrentar. En tiempos de cosecha tenemos a nuestro cargo hasta 600 cortadores de café lo cual genera movimiento de dinero en días de pago y cuando no tenemos seguridad muchas veces estamos expuestos a robos” expresó Max Padilla, propietario de la hacienda cafetalera Las Colinas.

“Por muchos años hemos trabajado junto a la policía y nos ha permitido obtener buenos resultados sobre todo en el periodo de cosecha, ahora nos sentimos más tranquilos en nuestras comunidades, antes se presentaba mucho el delito de abigeato, robo con fuerza y secuestros, sin embargo la situación ha mejorado y nos sentimos agradecidos con las autoridades porque el apoyo brindado es real” afirmó José Vargas, ganadero de la comunidad Guabo.

“La presencia policial ha sido fundamental para el desarrollo de nuestras actividades de comercio y producción a través de las coordinaciones entre nosotros como productores y la policía, el apoyo ha sido contante y eso permite que ya no seamos víctimas de robos, asesinatos y agresiones. Considero que la efectividad del trabajo se debe a que la población es involucrada en las tareas que garantizan nuestra seguridad” manifestó Carlos Díaz.

Policía Nacional y Ejército, disponen de sus fuerzas para resguardar a la población

Para la efectividad del plan de seguridad en el campo, ambas instituciones trabajan de la mano para garantizar el bienestar de todos los trabajadores, sobre todo en el periodo de cosecha que comprende desde el mes de octubre hasta la primera quincena de febrero, sin embargo una vez finalizado ese periodo, los agentes permanecen garantizando la seguridad de la población.

“Nosotros en cada zona disponemos de un jefe de sector de manera permanente, acompañado de las fuerzas policiales necesarias, muchos de los lugares en los que brindamos atención habían altos reportes de violencia, por ello nos dispusimos a trabajar junto a la comunidad, reduciendo los delitos de asesinatos y robo, lo que ahora permite que la población desarrolle sus actividades productivas con tranquilidad” destacó Comisionada Aidalina López, Segunda Jefa de la delegación policial de Chontales.

“Junto a la Policía hemos desarrollado el plan de seguridad y protección a la cosecha cafetalera haciendo uso de patrullas de exploración, seguridad y estabilidad en el traslado de las cosechas en los municipios mayormente productivos del departamento como Santa Lucia, San José de los Remates, Camoapa y Boaco, obteniendo buenos resultados. Nosotros continuamos trabajando junto a la población cuidando las carreteras y asegurándonos que la población esté tranquila” refirió Mayor Esteban Morales, Jefe comando militar departamental de Boaco, Ejército de Nicaragua.

Participación ciudadana, un aporte importante en desarrollo del plan

El Plan de Seguridad en el Campo permite que los trabajadores agrícolas y ganaderos sean protagonistas de su bienestar, pues son ellos quienes plantean a las autoridades lo que realmente les aqueja en sus comunidades y centros de trabajo, estrategia que ha permitido que cada vez sean menos los reportes de delitos producidos en las zonas rurales del país.

“La población ha venido entendiendo que la seguridad es una responsabilidad compartida y en este sentido bajo el proceso asambleario hemos reforzado la seguridad en el campo, estamos trabajando bajo un enfoque sistémico en conjunto con los diferentes sectores sociales, planificando las acciones desde el territorio, poniendo en práctica el modelo pro activo y comunitario” concluyó el Comisionado Mayor Douglas Juárez, Jefe de la Dirección de Seguridad en el Campo.