A través de un comunicado, el grupo terrorista Estado Islámico se adjudicó la autoría del atentado del miércoles en Túnez, en el que murieron 23 personas, turistas en su mayoría.

La declaración de los terroristas hecha este jueves describe el ataque como una “invasión bendecida en contra de las guaridas de los infieles”, y apareció en un foro que frecuentemente lleva mensajes del grupo.

Además, el SITE Intelligence Group, con sede en Estados Unidos, también anunció que ISIS se adjudicó el ataque del miércoles.
En tanto, la Policía tunecina ha detenido a nueve personas por su presunta implicación en el atentado con rehenes al Museo nacional Bardo, que el miércoles costó la vida a 23 personas, 18 de ellas turistas extranjeros.

Fuentes de Seguridad tunecinas confirmaron que los sospechosos se hallan en dependencias policiales y están siendo interrogados para tratar de esclarecer quien ordenó un atentado que ha conmocionado a Túnez.

El gobierno ha confirmado que cuatro de los detenidos están directamente involucrados en el ataque terrorista y los cinco restantes pueden tener conexiones con ese grupo yihadista, según informa la prensa local que cita fuentes oficiales.

Además, fuerzas especiales prosiguen con sus pesquisas en barrios del cinturón de la capital y en las zonas montañosas vecinas a la frontera con Argelia, un área militar cerrada en la que el Ejército tunecino lucha desde hace meses con grupos yihadistas provenientes del Sahel.

Tres líneas de investigación

Fuentes tunecinas que pidieron no ser identificadas indicaron que las investigaciones apuntan en tres direcciones: la franquicia de Al Qarda en el Magreb (AQMI), el grupo radical local Ansar al Sharia e incluso alguna célula afín al Estado Islámico fundada por yihadistas tunecinos retornados de Irak y Siria.

El ataque empezó el miércoles cuando un joven de unos 20 años disparó una ráfaga de metralleta contra un grupo de hispanohablantes que se disponían a visitar el Museo del Bardo, aledaño al Parlamento y uno de los más importantes de Túnez.

En la ráfaga murieron siete personas, entre ellas dos ciudadanos españoles, antes de que los terroristas tomaran una treintena de rehenes y se atrincheran en el jardín.

En la operación policial de rescate murieron otras 16 personas.

Confirman 23 muertos

Un total de 23 personas murieron y otras 47 resultaron heridas en el ataque terrorista perpetrado el miércoles por un grupo yihadista en el centro de Túnez, según el balance de víctimas hecho público este jueves por el ministro tunecino de Salud, Said Saidi.

El ministro indicó que de las 23 personas muertas, 18 eran turistas extranjeros, a los que hay que sumar un policía, un chófer de autobús, una limpiadora del museo y dos terroristas.

Los heridos fueron cifrados en 47 personas, entre turistas extranjeros y tunecinos, que aún se encuentran siendo atendidos en diferentes hospitales de la ciudad, dijo el ministro.

Despliegue militar

El Ejército de Túnez desplegará tropas para proteger las principales ciudades e incrementar la seguridad, un día después del ataque al Museo del Bardo que el miércoles dejo un saldo de 23 muertos, la mayoría turistas extranjeros.

"Tras una reunión con las fuerzas armadas, el presidente ha decidido que el Ejército proteja las principales ciudades", dijo la oficina del presidente en un comunicado.

Reunión de urgencia

A su vez, el jefe del Estado tunecino, Beyí Caid Essebsi reunió el jueves, por primera vez desde que asumió la presidencia, al Consejo Superior de las Fuerzas Armadas y de Seguridad (CSDS).

La presidencia dijo en un comunicado que el Consejo, que reúne a los ministros de Defensa e Interior, así como a los jefes de los tres cuerpos de la Armada, tratará de ejecutar nuevas medidas que mejoren la lucha contra el terrorismo, según la nota de la Presidencia.

En la reunión, el CSDS decidió aumentar los efectivos de los ministerios de Interior y de Defensa, así como los medios para mejorar la vigilancia de las porosas fronteras con los países vecinos (Argelia y Libia), y otras medidas de coordinación entre los dos ministerios para mejorar la lucha contra el terrorismo.