La madre nicaragüense Ximena Gutiérrez, quien ayer conmovió al país por el llamado de ayuda que hizo para recuperar a su hijo, Arun Valentín Gutiérrez, retenido por su padre en la Embajada de Alemania en nuestro país, agradeció a la Compañera Rosario Murillo, el Gobierno Sandinista y a todos los que la apoyaron para que el menor volviera a sus brazos.

“Estoy ya con mi hijo en la casa. Mi reverencia a un grupo solidario e incondicional de amigos, colegas de Alma Yoga Managua, Nicaragua, familiares y un valiente gabinete de gobierno que supo defender los derechos de mi hijo Arun Valentin. Gracias en especial a Carlos Emilio López Hurtado vicepresidente de la Comisión de Asuntos de la Mujer, Juventud, Niñez y Familia de la Asamblea Nacional, a Marcia Ramirez, Ministra de la Familia, Adolescencia y Niñez (quien me acompañó hombro a hombro en la embajada Alemana) y sobre todo a la primera dama de Nicaragua Rosario Murillo por sus acciones e inmediato respaldo a la restitución de los derechos de un menor y una madre nicaragüense. Con agradecimiento infinito, buenas noches, hoy dormimos en PAZ. Namasté”, escribió Ximena.

Ximena vivió un tenso momento este martes, cuando denunció que el padre de su hijo de cuatro años de edad, un ciudadano alemán de nombre Michael Sahm, lo tenía retenido en la Embajada de Alemania con pretensiones de sacarlo del país sin el consentimiento de su madre.

Al conocerse el caso, la Compañera Rosario hizo público el apoyo total del Gobierno Sandinista, a través del Ministerio de la Familia, para hacer valer las leyes internacionales y nacionales correspondientes y devolver al menor a su madre.

En horas de la tarde, tras varias horas de protesta de amigos y familiares de Ximena frente a la sede diplomática alemana, la compañera Marcia Ramírez, ministra de la Familia, junto a Monseñor Bernardo Hombach y el embajador alemán Karl-Otto König, lograron mediar un acuerdo entre los progenitores del menor, lo que permitió que el niño volviera con su madre.