El gobierno de Nicaragua estará garantizando a más de 1 millón de personas un acceso a agua y saneamiento de calidad a través de un programa especial desarrollado por la Empresa Nicaragüense de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), Ministerio de Salud (Minsa), Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (Inifom), El Nuevo Fise y otras instituciones del Estado.

El doctor Gustavo Porras, secretario General de Fetsalud, expresó que hasta el primer trimestre del año 2016 el plan restituirá derechos a más de 260 mil familias, lo que equivale a aproximadamente 1 millón 200 mil habitantes de todo el país.

Este acompañamiento abarca a familias tanto del campo como de ciudad, lo que conllevará esfuerzos unificados de todas las instituciones miembros de este comité.

Al respecto, Ervin Barreda, Presidente de Enacal, manifestó que como parte de este trabajo cada cuatro meses Enacal junto al Minsa estarán haciendo muestreos en más de 4 mil 600 sistemas de agua potable para de esta manera verificar la calidad del vital líquido.

La presidenta del Inifom, Giomar Irías, indicó por su parte que el plan involucra indiscutiblemente a las Alcaldías, por lo que estas también harán esfuerzos para acondicionar y construir una gran cantidad de acueductos rurales.

En este sentido, también se capacitará a los Comités Agua Potable en temas administrativos y en el mantenimiento de la infraestructura. Con esto se estaría mejorando la calidad del agua y del servicio a las familias que son abastecidas a través de los acueductos rurales, indicó Irías.

La funcionaria del Gobierno Sandinista, subrayó que antes el tema del agua era abordado de manera dispersa por los diferentes actores, no obstante, la idea es que ahora se trabaje de manera articulada para dar una respuesta más efectiva a la población.

John Matamoros, presidente de El Nuevo Fise, señaló que este año se establecerán 963 nuevos sistemas de agua potable, a lo que habrá que sumar la continuidad del saneamiento de los sistemas ya existentes.

Es importante destacar que este plan no concluye en el 2016 sino que el objetivo del gobierno es seguir trabajando la estrategia para garantizar calidad en el agua que consumen las familias nicaragüenses.