Los padres del niño Arún Valentín Gutiérrez, de 4 años de edad, quien se encontraba retenido por su padre, el ciudadano alemán Michael Sahm, en la sede de la Embajada de la República de Alemania, alcanzaron un acuerdo la tarde de este martes, que permitió que el menor regresara a manos de su madre, Ximena Gutiérrez.

En horas de la tarde, los padres, con mediación de la Ministra de la Familia, compañera Marcia Ramírez, Monseñor Bernardo Hombach y el Embajador de Alemania en Nicaragua, Karl-Otto König, llegaron a este acuerdo que además garantiza que el niño no abandone el país.

El Embajador König afirmó que el caso de la familia Valentín Gutiérrez fue resuelto producto de las buenas relaciones entre Nicaragua y Alemania.

“El niño sale hoy de la Embajada y nadie de los padres va a hablar con la prensa y espero que ustedes lo entiendan”, dijo el diplomático alemán a los periodistas presentes en la sede diplomática.

La compañera Marcia Ramírez, en declaraciones a los medios, destacó la solución de esta situación, de la cual dijo se trataba de un problema familiar y humanitario y no un tema de índole político.

“Es un caso humanitario, nunca hubo de por medio un caso político, por eso nos tardamos tanto porque llegamos al mejor acuerdo, […] el acuerdo es que ellos no dan declaraciones, nosotros asumimos oficialmente, que el niño regrese con su mamá eso está garantizado y llegamos a los mejores acuerdos de entendimiento ante ambos padres”, declaró la Ministra Ramírez.

La funcionaria señaló que la problemática enfrentada era un tema de pareja que ya fue resuelto en función de los derechos y la tranquilidad de Arún.

“Este es un acuerdo de los padres y eso era lo bueno que ambos mostraron, buena voluntad y eso facilitó mucho el acuerdo. Ambos lo firmaron con mucha convicción”, expresó Monseñor Bernardo Hombach.