Centenares de familias disfrutaron este fin de semana de la gran variedad de ofertas de la Avenida de Bolívar a Chávez.

Durante un recorrido, se pudo apreciar la alegría de cada persona que visita y prueba las delicias que ofrece la sorbetería “Hormiga de Oro”, que además cuenta con el área de juegos en la Plaza el Alba, donde jóvenes de diferentes barrios de la capital llevan sus patines y bicicletas para practicar diferentes destrezas.

Luis Sebastian Ramos Herrera, manifestó que “Es primera vez que vengo y veo que está muy bien. Mi suegra me contaba que están reviviendo algo que era de hace mucho tiempo atrás, me contaba que hace mucho tiempo ella venía a comer (sorbetes)”.

Sobre el espacio para juegos de destrezas, resaltó que “miro que así los jóvenes vienen a recrearse y salen del vicio de las drogas, porque la Biblia dice una mente desocupada es un taller de Satanás y acá veo muchos jóvenes distrayéndose”.

En la Casona del Café el ambiente es diferente, los olores también. Ahí cada pareja, familia o grupo de amigos, se toman una rica taza de café de forma relajada, platicando y compartiendo inolvidables horas en este atractivo local.

“Volví porque me parece agradable. El lugar es my acogedor y bonito, muy fresco, buen servicio y ahora nos están ofreciendo rosquillitas, por eso estamos mejor”, comentó la señora Isabel Baldizón.

Para María Antonia Canizales, lo más rico de La Casona es el café de Nicaragua, que junto a las rosquillas forman un sabor inigualable.

“Está muy rico y con las rosquillas delicioso. Me parece magnífico para venir en familia”.

Asimismo, en la Casa del Maíz, con un café caliente comprado en la Casona, prueban ricas rosquillas, perrerreque, enchiladitas leonesas entre otras variedades elaboradas con maíz.

“Me parece bien que estén vendiendo esos productos que son nicaragüenses, es decir de nosotros. Yo soy de Chontales y me encanta la rosquilla, los churritos y los precios están bien favorables”.