Los Estados miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) manifestaron su rechazo al decreto ejecutivo del Gobierno de Estados Unidos aprobado el pasado 9 de marzo porque “constituye una amenaza injerencista a la soberanía y al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados”, afirmó el canciller de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, quien le dio lectura al texto institucional.

Asimismo, reafirmaron su compromiso “con la plena vigencia del derecho internacional, la solución pacífica de las controversias y el principio de no intervención”.

También reiteraron su llamado a que “los Gobiernos se abstengan de la aplicación de medidas coarcitivas unilaterales que contravengan el derecho internacional”

En este sentido, instaron a Estados Unidos a evaluar y poner en práctica "alternativas de diálogo con el Gobierno de Venezuela bajo el principio de soberanía de los pueblos".

Por otro lado, el canciller uruguayo indicó que seguirán acompañando “el más amplio diálogo político con todas las fuerzas democráticas venezolanas con el pleno respeto al orden constitucional, los derechos humanos y los estados de derecho”.

Expresa que la situación interna en Venezuela debe ser resuelta por los mecanismo democráticos previsto en la Constitución venezolana.

También manifestaron su apoyo para las próximas elecciones parlamentarias en el país suramericano “convencidos de la importancia del mantenimiento del orden constitucional así como al democracia y la m´s plena vigencia de todos los derechos humanos fundamentales de Unasur”.

El lunes pasado, el Gobierno norteamericano sumó una nueva agresión contra la soberanía y la democracia de Venezuela cuando el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, firmó una orden ejecutiva que declara a Venezuela como una "amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y política exterior estadounidenses".

El documento fue rechazado por gran parte de la comunidad latinoamericana, que apoyó a Venezuela en la defensa de su soberanía.