Las superestrellas del boxeo Floyd Mayweather y Manny Pacquiao, que se enfrentarán en un megacombate el 2 de mayo en Las Vegas, acordaron someterse a los controles de la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), anunció ayer ese organismo.

Ambos peleadores tendrán que estar disponibles para exámenes de orina y de sangre al azar y proporcionar a la USADA el itinerario de sus viajes y lugares de entrenamientos.

“Este es un mensaje fuerte para la ética y la limpieza de su deporte por parte de estos dos boxeadores, que voluntariamente decidieron participar en un programa de pruebas gobernado por la AMA (Asociación Mundial Antidopaje)”, saludó la decisión el jefe de USADA, Travis Tygart.

“Los felicitamos por su posición a favor de un deporte limpio y el mensaje que envían a los atletas de todas las disciplinas y todos los niveles”, agregó.

Tygart destacó que los combatientes se han puesto de acuerdo respecto a las normas rigurosas establecidas en virtud del Código Mundial Antidopaje y la Agencia Mundial Antidopaje.

Añadió que USADA realizará pruebas de drogas después de la pelea y que se tomarán muestras para encontrar hormona de crecimiento humano (HGH), eritropoyetina (EPO), y la proporción de isótopos de carbono (CIR).

Mayweather y Pacquiao estarán sujetos a controles aleatorios de sangre y orina durante su periodo de preparación, y después de la pelea.