Una comisión del Ministerio de Educación (MINED), encabezada por su delegado departamental en Managua, Sergio Mercado, y José Antonio Zepeda, Secretario General de la Confederación General de los Trabajadores de la Educación de Nicaragua (CGT-ANDEN), se reunieron con los padres de familia y dueños del preescolar María Montessori ubicado en Altamira.

El objetivo del encuentro fue evaluar la situación del centro, después de las denuncias por abuso físico y psicológico a dos menores.

“La comisión investigadora tenía la recomendación de cerrar el centro. Hemos tomado en cuenta esta tarde la opinión de los padres de familia, en su mayoría piden que el centro se apertura nuevamente, y nosotros estamos llevando ese insumo a la comisión para tomar una decisión definitiva y en los próximos días, o martes, estaremos anunciándoles en qué va a quedar el centro”, afirmó Mercado.

La reunión, que se prolongó por más de dos horas, fue considerada como “muy productiva”, debido a que cada padre de familia y dueños del centro expresaron sus opiniones y reflexiones sobre el caso.

Según el delegado, las pruebas indican que es necesario cerrar definitivamente el preescolar que alberga a unos 20 niños y niñas.

“De acuerdo a lo que hemos investigado, hay lo suficiente para cerrar, pero el modelo de nuestro gobierno es tomar en cuenta a la familia y es por eso que estamos aquí escuchando a esa parte tan importante”, señaló.

Recordó que el Mined da acompañamiento a todas las escuelas, atendiendo desde el departamento de consejería escolar, departamento de asesoría legal y de área técnica, que permite dar seguimiento a casos como éste y otros que no salen a la luz pública.

Manuel Ignacio Lacayo, abogado de uno de los padres de familia afectados, manifestó que en la reunión se pudo presenciar lo que llamó “el síndrome de estocolmo”, debido al apoyo que brindan a la profesora y dueña del centro.

“Aproximadamente nueve padres de familia respaldan a la profesora, no quieren que se cierre el colegio porque piensan que sus niños van a quedar un poco inestables. Ahí está el síndrome de Estocolmo”.

“Elementos legales están todos para el cierre de este centro y esperamos en dictamen final que es el que va a sacar a luz la decisión de este caso”.

“El artículo 49 del Código de la Niñez y la Adolescencia prohíbe de manera categórica que un maestro golpee, maltrate y lesione a un menor. También hay sanciones penales y eso le corresponde al Ministerio”, dijo Lacayo.

Afirmó que la niña y el niño autista afectados ya fueron retirados del preescolar por decisión de sus padres.

Los menores ya fueron evaluados por médicos de medicina legal y el dictamen estará listo el día lunes 16 de marzo.