¡Viva Venezuela!, ¡Viva la Patria Bolivariana!, ¡Si tocan a uno, nos tocan a todos!, con esta y muchas otras frases escritas en carteles, en camisetas o expresadas de viva voz, decenas de miles de nicaragüenses congregados en la Avenida de Bolívar a Chávez, le mandaron un contundente mensaje al gobierno de Barack Obama: Venezuela cuenta con la solidaridad y amor de Nicaragua.

Las banderas del ALBA, de Cuba, de Venezuela, de Nicaragua, de Bolivia y la del Frente Sandinista de Liberación Nacional, se convirtieron en un arcoíris de muchos colores, colores que demandaban respeto a la soberanía de los pueblos y particularmente de los latinoamericanos y caribeños.

Desde tempranas horas de la tarde, la Plaza de la Revolución y la amplia avenida Bolívar hacia donde se encuentra la rotonda dedicada al Comandante Eterno Hugo Chávez se fue llenando de rostros con mucha alegría, de almas que llegaron de diversos rincones de la Nicaragua libre, vestidos de blanco, de azul, de muchos colores, querían expresar y lo hicieron, su amor, cariño y solidaridad con el hermano pueblo y gobierno bolivariano de Venezuela.

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro y su esposa Cilia Flores, aterrizaron en la tierra del general Augusto C. Sandino y de Benjamín Zeledón a las 7:30 minutos de la noche, a esa hora el Presidente Daniel Ortega Saavedra y la compañera Rosario Murillo, junto el embajador de Venezuela Javier Arrúe le dieron la bienvenida.

Posteriormente se dirigieron hacia la carretera norte, en diversos lugares cercanos muchas familias con las banderas de Venezuela, le daban la bienvenida con música y mensajes de amor, de cariño.

Minutos después llegó a la rotonda del Comandante Eterno Hugo Chávez, lo vivido ahí fue indescriptible, un verdadero mar humano recibió a los dos líderes latinoamericanos y como está descrito arriba, las consignas y mensajes estaban por doquier, en una camiseta, en una gorra, en una cartulina o en una manta, se podían leer el amor infinito que Nicaragua y su pueblo le tiene a la patria de Chávez, a la patria de Bolívar.

Felices de recibir a Maduro

El mar humano era de miles, la amplia y remozada Avenida de Bolívar a Chávez pareció haberse encogido ante la muchedumbre que deseaba ver al comandante Daniel, a la compañera Rosario Murillo, al presidente Maduro y su esposa Cilia.

La imagen del Comandante Eterno Hugo Chávez iluminada era testigo de esa muestra de amor infinito de Nicaragua, que se materializaba en las sonrisas, en la música que se escuchaba a lo largo y ancho de la Bolívar. Pero también en cada programa que impulsa el Gobierno Sandinista que está dirigido a restituir derechos.

La caravana en que se movilizaban los líderes latinoamericanos no le fue fácil llegar hasta la Plaza de la Revolución, la que también estaba inundada de solidaridad hacia Venezuela. Pero mientras llegaba hacia la Plaza el presidente Nicolás Maduro pudo recibir el cariño, la solidaridad de los nicaragüenses, abrazo, platicó y le brindó cariño a un infante.

“Me siento feliz y muy contenta apoyando al Presidente de Nicaragua y al de Venezuela también, dándole un apoyo para que vea que siempre estamos con él en las buenas y en las malas siempre estamos con él”, indicó doña María Auxiliadora del barrio Laureles Norte.

Mientras Reynaldo López Ramos, que portaba un bonito rotulo con la imagen del comandante Chávez, señaló que gracias a Dios tuvo la oportunidad de patentizar el cariño y amor hacia Venezuela, hacia sus líderes y hacia la Revolución Bolivariana.

“Venezuela ha sido un país que ha sido agredido, que están tratando de darle un golpe de estado al presidente Maduro. Venezuela ha sido un país que a nosotros nos ha apoyado y por eso debemos ser agradecidos, dándole la mano solidaria”, indicó López.

Entre la población estaba el compañero Francisco López de Albanisa, quien aseguró que el presidente Maduro, vino a recibir la solidaridad del pueblo, una solidaridad que hace a Latinoamericana una sola ante las pretensiones del imperio.