Hasta hace algún tiempo el cultivo desarrollado en las laderas de los cerros de las zonas de Jinotega era efectuado por los productores de la zona de tal manera que ocasionaban daño al suelo, evitando obtener los resultados deseados al momento de levantar las cosechas. Sin embargo, a través del acompañamiento que reciben por parte del Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA) la situación ha mejorado.

La complejidad de los terrenos y la falta de conocimientos eran algunos de los factores que impedían que los productores en este caso de la finca El Jocote en la comunidad de Chagüite Grande en Jinotega lograran aprovechar al máximo los recursos naturales con los que cuentan en la parcela, sin embargo, una vez capacitados por el Inta, han logrado poner en práctica algunas técnicas agrícolas que han contribuido al crecimiento y desarrollo de sus cultivos.

“Nosotros hemos venido aprendiendo con el Inta la realización de muchas técnicas que nos ayudan a cuidar el suelo, evitar la erosión y de esta manera no perder los nutrientes de la tierra, ahora hacemos uso de las barreras muertas las que nos permiten detener la tierra que muchas veces es arrastrada por las corrientillas durante el invierno, al hacer uso de esta técnica conservamos el suelo” afirmó Pedro Rosales.

“Antes trabajábamos haciendo uso de fungicidas químicos que dañaban el suelo y eso provocaba que las cosechas no fueran tan buenas, además gastábamos más dinero al comprar esos productos, ahora tenemos menos contaminación en el ambiente, los productos son más sanos y tenemos mayores ganancias” añadió.

A pesar de tener poco tiempo de utilizar las nuevas tecnologías, los agricultores de la finca han logrado aprender la preparación de componentes orgánicos como abonos, insecticidas naturales y sobre todo el buen manejo del suelo y el agua a través de la creación de reservorios de agua, los que son construidos con facilidad debido a la complejidad de la zona, la cual facilita un mejor almacenamiento del líquido durante el invierno.

“El cambio en nuestras cosechas ha sido grande, porque hace diez años no practicábamos la conservación de suelo, hacíamos quemas agrícolas, sin embargo ahora las cosas han cambiado a través de las tecnologías que el Inta nos ha brindado, hoy nuestra producción es rentable, no usamos químicos y economizamos recursos, ahora manejamos mejor la tierra y elaboramos nuestros fertilizantes que dan mejor resultado” refirió Rubén Hernández.

“Ahora cosechamos productos de calidad y con mejor rendimiento, gracias a los conocimientos adquiridos, hemos diversificado nuestra finca lo cual garantiza nuestra alimentación y la venta de otros productos ya que siempre nos habíamos dedicado al cultivo de hortalizas, esto lo hemos hecho con doble propósito porque si no vendemos hortalizas tenemos la opción de vender granos básicos como maíz y frijoles” expresó.

De esta manera, el sector productivo de nuestro país continúa trabajando de forma amigable con la naturaleza, logrando de esta manera obtener productos sanos, de calidad y sin afectar la naturaleza y sus recursos.