La comunidad educativa de la Universidad Católica (Unica) y habitantes aledaños al campus participaron en el cuarto Vía Crucis de Cuaresma que presidió Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo.

Mientras meditaban sobre el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús, el Cardenal Miguel Obando dijo que en este tiempo de Cuaresma la familia “debe ser formadora de personas, promotora del desarrollo y educadora en la fe”.

“Debemos aprovechar el Viernes Santo para prepararnos y para meditar en la pasión, muerte y resurrección de Cristo Nuestro Señor, que murió para que tengamos vida y la tengamos en abundancia”, recordó.

En esta ocasión participaron en el Vía Crucis, pobladores que habitan cerca del campus universitario.

Doña Yolanda Ibarra comentó que en este tiempo los cristianos piden por la Paz y por la conversión en una vida de oración.

Gabriela Selva, docente de la Unica, consideró que lo esencial en este tiempo litúrgico es dejar la rutina a un lado y acercarse a Dios por medio de la Fe y la Oración.