El representante permanente de Venezuela ante la ONU en Ginebra, Jorge Valero, rechazó hoy la imposición de medidas coercitivas unilaterales como mecanismo de presión política o económica contra países en desarrollo.

El Consejo de Derechos Humanos ha condenado el efecto negativo de estas medidas sobre el disfrute de los derechos y ha instado a Estados Unidos a derogarlas, recordó al intervenir en el XXVIII período de sesiones de ese organismo.

Sin embargo, remarcó Valero, el Gobierno estadounidense aprobó una ley de sanciones coercitivas unilaterales, en diciembre de 2014, en flagrante violación a la soberanía de Venezuela.

El presidente Barack Obama amplió estas sanciones ilegales, utilizando el pretexto de los derechos humanos, ejecutando así un nuevo acto de agresión contra la nación sudamericana, señaló.

El programa de sanciones adoptado contempla medidas para asfixiar a un país como Venezuela, amante de la paz y que promueve la fraternidad entre naciones y pueblos, recalcó el diplomático.

Añadió que el mundo ha quedado perplejo ante la desproporcionada declaración de "emergencia nacional" hecha recientemente por el gobierno estadounidense, recurriendo a la mentira de que Venezuela es "una amenaza inusual y extraordinaria para su seguridad nacional y su política exterior.

"Esta decisión perturba la paz de la República y la paz regional", expresó Valero.

Asimismo enfatizó que Washington "pretende torcer el rumbo humanista y justiciero de la Revolución Bolivariana, y amedrentar a los gobiernos que no se someten a sus designios".

El Embajador agradeció a los grupos y mecanismos de integración regional, a las alianzas de países del Sur y a los países amigos de Venezuela que se pronunciaron este viernes para solidarizarse con su país, "en esta hora crítica de nuestra historia".

"El Gobierno del presidente Nicolás Maduro, el pueblo venezolano y los pueblos del mundo que aman la paz y la fraternidad entre las naciones, exigen que el presidente Barack Obama derogue el decreto intervencionista aprobado", concluyó.

El XXVIII período de sesiones se extenderá hasta el 27 de marzo en el Palacio de las Naciones, sede de la ONU en esta ciudad.