El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, admitió durante una entrevista que puede perder las elecciones legislativas del próximo martes y advirtió que Israel podría “bajar la guardia” de resultar ganador el laborista Isaac Herzog.

"Nuestra seguridad corre un gran peligro porque el riesgo de que perdamos las elecciones es real", declaró Netanyahu al Jerusalem Post.

Netanyahu trata de movilizar a los electores de su partido, el conservador Likud, ante los sondeos que dan una ventaja creciente a la Unión Sionista, alianza del Partido Laborista de Herzog y del centrista HaTnuah de Tzipi Livni.

"Si la distancia continúa creciendo entre el Likud y el Partido Laborista, en una semana Herzog y Livni se irán turnando como primeros ministros, con el apoyo de los partidos árabes", aseguró Netanyahu.

Netanyahu, que se presenta como el “garante” de la seguridad en el país, advirtió que sus rivales "capitularán en todos los frentes" y aceptarán por ejemplo retirarse detrás de las fronteras de 1967, dividir Jerusalén o dejar de oponerse a un acuerdo nuclear con Irán.