Según autoridades del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), en las últimas 24 horas los vientos, que han azotado al país en días recientes, han reducido su velocidad sustancialmente ante lo cual se espera que los mismos no vuelvan a incrementar a los niveles registrados durante el fin de semana recién pasado.

El director de Meteorología de Ineter, Ing. Marcio Baca, aseguró que las estaciones instaladas por la institución en diferentes zonas del país reportan vientos por el orden de los 10 kilómetros por hora (kph) en la región de occidente, 8 kph en Managua y entre 8 y 12 kph en el resto del país, exceptuando la Meseta de los Pueblos, donde las velocidades del viento alcanzan los 25 kph.

“Este día no esperamos que estas velocidades se vean incrementadas sustancialmente, posiblemente pueda haber un incremento muy ligero hacia finales del día y estas velocidades se vean incrementadas en dos o tres kph más, adicionales a lo que se está mostrando en este momento, pero ya esas velocidades que tuvimos durante el fin de semana y todavía el día lunes es muy poco probable que sean alcanzadas para el día de hoy o el resto de esta semana”, señaló Baca.

Asimismo, Baca manifestó que en ciertas zonas del país se han registrado algunas precipitaciones con acumulados no muy importantes, principalmente en los municipios del Río San Juan y del Caribe Sur y Norte de Nicaragua.

“Las zonas del Caribe de Nicaragua y el departamento de Río San Juan son las zonas más lluviosas del país, esto por razones de estar de cara al Mar Caribe y por otro lado por sus posiciones fisicogeograficas, es una llanura que al encontrarse al lado Este de las estribaciones montañosas favorece con mucha rapidez que se forme precipitación que nosotros llamamos tienen un origen o carácter orográfico y a eso se debe que se estén registrando estas lluvias en estos sectores”, declaró el funcionario de Ineter.

Por otro lado, Baca indicó que las temperaturas en el país van en ascenso, dado que se está entrando poco a poco hacia el periodo más seco, periodo con menos nubosidad y por tanto las temperaturas deberán de irse incrementando poco a poco hasta que se llegue a tener las temperaturas más altas, mismas que se registran para finales del mes de abril y principios de mayo.