Un veredicto que señala que Pharrell Williams y Robin Thicke copiaron música de Marvin Gaye para crear su megaéxito ‘Blurred Lines’ podría tener un efecto dominó en la industria musical, cambiar cómo trabajan los artistas y abrir la puerta a nuevas demandas por derechos de autor.

Un jurado de ocho miembros determinó el martes que Williams y Thicke copiaron elementos del éxito de Gaye de 1977 ‘Got to Give It Up’ y les ordenaron pagar casi 7,4 millones de dólares a los tres hijos del difunto astro del R&B.

La industria musical podría enfrentar nuevas limitaciones en los próximos años mientras los artistas _ y abogados _ revisan el veredicto y sus implicaciones.

Howard King, principal abogado de Thicke y Williams, dijo en sus argumentos de cierre que un veredicto a favor de la familia Gaye tendría un efecto escalofriante sobre los músicos que intentan evocar una era o hacer honor al sonido de artistas del pasado. Williams sostuvo durante el juicio que solo intentaba imitar el “sentir” de la música de Gaye de finales de los años 70 pero insistió en que no usó elementos de la obra de su ídolo.

“El exitoso veredicto de hoy, con las probabilidades más que apiladas en contra de los herederos de Marvin Gaye, podría redefinir el significado de violación de derechos de autor para los artistas de la música”, dijo Glen Rothstein, un abogado especializado en propiedad intelectual.

Agregó que la decisión sienta un precedente porque “rendir homenaje a las influencias musicales era un modo aceptable y de hecho común de hacer negocio e incluso de mostrar respeto a nuestros ídolos musicales, (pero) después de hoy, se siembra la duda en cuanto a dónde se trazará la línea en cuanto a violación de derechos de autor”.

Los juicios de derechos de autor en la música son raros, pero los señalamientos de que una canción copia el trabajo de otro artista son comunes. Los cantantes Sam Smith y Tom Petty recientemente alcanzaron un acuerdo que le confirió un crédito a Petty como compositor de la canción de Smith ‘Stay With Me’, que recuerda a su éxito ‘I Won't Back Down’.

En el caso de ‘Blurred Lines’, la familia Gaye buscará una orden contra la canción que les dará ventaja para negociar regalías y otras concesiones como un crédito de compositor.

Nona Gaye, la hija del difunto cantante, lloró al escuchar el veredicto y luego dijo a reporteros: “En este momento me siento libre. Libre de... las cadenas de Pharrell Williams y Robin Thicke y lo que trataron de hacernos y las mentiras que se dijeron”.

Larry Iser, un abogado especializado en propiedad intelectual que ha representado a músicos como Jackson Browne y David Byrne criticó el veredicto.

“Aunque Gaye era el Príncipe del Soul, no tenía derechos de autor sobre el género y el homenaje de Thicke y Williams al sentir de Marvin Gaye no infringe”, dijo Iser.

King, el abogado del par, dijo que los sellos discográficos se volverán más reacios a lanzar música que sea similar a otra, una afirmación disputada por Richard Busch, el principal abogado de la familia Gaye.

“Mientras los abogados del señor Williams sugirieron en sus argumentos de cierre que el mundo llegaría a su fin y la música dejaría de existir si son hallados responsables, yo aún veo el sol brillando”, dijo. “La industria musical continuará”.

También lo hará la carrera de Williams, dijo Joe Levy, editor en jefe de la revista especializada Billboard.

“Para Pharrell, la historia continúa”, dijo. “Saldrá adelante rápidamente”.

Williams es un ganador de siete premios Grammy cuyas canciones, interpretadas o producidas por él, han vendido más de 100 millones de copias alrededor del mundo. Su éxito ‘Happy’ le dio un nombre, al igual que su trabajo como juez en la competencia de canto de la NBC ‘The Voice’.

“Es una gran ventaja para Pharrell que se encuentre en un punto alto en su carrera”, dijo Levy.

La carrera de Thicke tendría más problemas como resultado del veredicto del martes porque ‘Blurred Lines’ fue un éxito global y su siguiente esfuerzo no logró conectar con el público, dijo Levy. Pese a la popularidad de la canción, feministas han criticado que promueve una cultura de abuso sexual.

El veredicto probablemente haga que los músicos y los sellos disqueros sean más cuidadosos, pero no evitará que los artistas se inspiren en el trabajo de otros, señaló Levy.

Pese a la decisión, pronosticó que ‘Blurred Lines’ seguirá generando mucho dinero para Williams, Thicke y, con toda probabilidad, para la familia Gaye.

“La gente no dejará de escucharla”, dijo Levy. “No va a desaparecer así nomás”.