El Instituto Nicaragüense de Tecnología Agropecuaria (INTA), promueve un conjunto de opciones tecnológicas, las cuales han sido debidamente validadas con el objetivo de salvaguardar la fertilidad de los suelos en los cultivos de laderas, con miras a aumentar la productividad de los agricultores.

El codirector del INTA, compañero Jairo Rojas, hizo un breve recuento de las opciones tecnológicas que ha trabajado esa institución en estrecha colaboración con los productores, durante los últimos años, para lograr esos objetivos.

Rojas acotó que la principal divisa es lograr más producción y sostenibilidad de la productiva. “Estas son prácticas que han demostrado que dan buenos resultados y mejoran la productividad”, dijo el co-director de INTA.

“Tenemos la orientación del compañero Presidente, Comandante Daniel y de la compañera Rosario, de trabajar por la productividad, ese es uno de los retos, uno de los principales desafíos que tenemos en el país y estamos trabajando en ello”, añadió.

Señaló que las investigaciones y estudios han mostrado que sí hay pérdida de fertilidad en los suelos de las laderas. “Los niveles de pérdida de fertilidad está en mayor y menor grado, pero sí hay pérdida de fertilidad”, recalcó.

Indicó que por ello han puesto en práctica opciones para evitar la erosión de los suelos, la pérdida de fertilidad, de humedad, preservar los nutrientes y para crear mejores condiciones para que los cultivos tengan un mejor desarrollo y se registre un mayor rendimiento que beneficie a los productores..

Entre esas opciones mencionó la siembra al espeque, también conocida como “cero labranza”, porque el productor nada más hace un orificio pequeño en el suelo, donde deposita la semilla, y luego cuando llueve no hay posibilidades de que el agua se lleve la tierra, generando erosión en la ladera.

“Esta es una práctica ancestral, pero es apropiada para esas condiciones de siembra en laderas; casi el 90% de nuestros productores de laderas siembra de esa manera. ¿Qué sucedería si sembrarán con bueyes o con tractos? El suelo se removería demasiado y con las lluvias se lavaría”, explicó. “Estaríamos más expuestos a la erosión”.

Rojas también mencionó el sistema de diques, que permiten disminuir la velocidad del agua que cae por la ladera y evita la erosión del suelo.

Igualmente mostró las “barreras muertas” que permiten que la tierra no salga de la parcela cuando llueve.

El codirector del INTA señaló que hay otras formas de evitar la erosión y retener la humedad para beneficio de las plantas.

Indicó que el INTA pretende escalar esas prácticas, para beneficio de los productores.

Añadió que también promueven prácticas biológicas, que se trata de asociar varios tipos de cultivos y mostró una lámina con una asociación de árboles frutales con maíz y frijol. “La idea es que lleguen a haber surcos de árboles frutales con maíz y frijol. Eso tiene múltiples propósitos, porque por ejemplo, estos árboles detienen la velocidad del agua, pero también cuando las hojas caen fertilizan el suelo y mantienen un equilibrio de las plagas”, precisó,

Dijo que esa asociación puede ser con árboles frutales y maderables, con máiz y frijol.

Señaló que también se puede usar el llamado “Abono Verde”, que es un frijol, una leguminosa que fija Nitrógeno en los suelos y contribuye a recuperar la fertilidad de los mismos.

“Hemos validado tecnologías que han sido generadas en nuestro país”, precisó Rojas, tras señalar que esto permite una diversificación productiva frente al Cambio Climático.

Las investigaciones y validaciones del INTA también contribuyen a mejorar la ganadería de laderas, promoviendo sistemas silvo-pastoriles, para mejorar la alimentación, sobrellevar los período secos y preservar los suelos.