Una exquisita combinación de frutas tropicales, convertida en un batido natural llamado "Ella Bella”, es la sorpresa que preparó la sorbetería “La Hormiga de Oro” especialmente para celebrar a las mujeres nicaragüenses en el Día Internacional de la Mujer.

Al igual que en la Hormiga de Oro, en otros espacios de recreación, como la Casona del Café y la Casa del Maíz, se ofreció lo mejor de sus servicios para conmemorar a las mujeres nicaragüenses cuyos derechos han sido plenamente restituidos por el Gobierno Sandinista.

La Avenida de Bolívar a Chávez una vez más lució sus atractivos ante las familias que cada fin de semana la recorren en busca de recreación sana.

Creación especial para las mujeres

Gustavo Arellano, responsable de la Hormiga de Oro, explicó que el batido "Ella Bella" es una creación dedicada a las mujeres en su día.

Destacó que el batido se inspiró en la mujer nicaragüense, trabajadora y abnegada con sus familias.

El batido se preparó con una mezcla de frutas como la uva, cereza, naranja y papaya.

Elia Vega, quien degustó el batido, dijo que el sabor es exquisito. Vega dijo que la Hormiga de Oro es un lugar maravilloso para compartir en familia las ocasiones especiales, como el Día de la Mujer.

"Ando con mi sobrina y una hermana, andamos celebrando desde hoy el Día de la Mujer, estamos encantadas de estar aquí", indicó.

Doña Estela Soto, quien llegó acompañada de sus familiares, pasó una tarde agradable celebrando el Día de la Mujer.

Comentó que ella conoció la Hormiga de Oro antes que fuera destruida en el terremoto de 1972.

"Estoy degustando el famoso ladrillo y ando con mi hijo y dos nietos, a ellos les gustó el helado de chocolate y de vainilla con chispas", expresó.

Paseo incluye la Casa del Maíz

Otras familias se deleitaron la tarde probando las delicias que el maíz ofrece a la gastronomía nicaragüense.

"Aquí venimos a aprender y a degustar, es bueno este lugar porque tenemos fácil acceso a las comidas que se preparan en los pueblos y que aquí en Managua son difíciles de conseguir", expresó Wendy López.

"Aquí tenemos la chicha, güirilas, churros, pinol, tamales, y muchas comidas que nos encantan, yo ando con unos familiares que vinieron de Estados Unidos y andan encantados en este recorrido", comentó Alicia Rodríguez.

Obligación tomarse su cafecito

Otra parada obligatoria sobre la Avenida Bolívar es la Casona del Café, donde la atención y la calidad del café nicaragüense se sienten desde que uno pone un pie en sus amplios y frescos corredores, característicos de las haciendas cafetaleras en el norte del país.

"La atención es muy buena y el café muy rico, la Avenida es súper alegre, el pueblo tiene estas opciones para divertirse y entretenerse en familia", comentó Gloria Hamilton, mientras degustaba un delicioso café.

Hamilton agregó que la Casa del Café es un lugar muy acogedor donde los jóvenes pueden pasar una tarde amena.

Miriam Castillo dijo que el café que se sirve en la Casona es excelente y valoró que el ambiente en toda la Avenida es agradable.

"Anduvimos en la Hormiga de Oro y ahora estamos aquí y los niños andan encantados, es un recorrido fácil y con mucha seguridad", dijo Castillo.

Chavalos disfrutan espacio para deportes extremos

El toque juvenil y de adrenalina también están presentes en la Avenida de Bolívar a Chávez.

En el complejo de deportes extremos que se ubica en el Parque del Alba, decenas de jóvenes practican en patinetas y bicicletas los más difíciles malabares que se pueden hacer en las rampas o sobre las barandas.

"Esto está genial, aquí venimos cada fin de semana a medirnos para ver quiénes son los mejores en los deportes extremos", comentó Julián Porras.

"La pasamos bien, aunque necesitamos un poco más de espacio, porque ahora somos muchos los que venimos a jugar", dijo Guillermo Mena, procedente del barrio 19 de Julio.

Mientras los jóvenes destilan adrenalina sobre las ruedas de sus patinetas o bicicletas, a la par en la Hormiga de Oro, niños y adultos mayores disfrutan deliciosos helados tradicionales nicaragüenses.