Desde que el Comandante Daniel Ortega Saavedra y la Compañera Rosario Murillo, asumieron la administración del país, una de las prioridades fundamentales fue el ordenamiento de las propiedades, a fin de garantizar la seguridad jurídico de sus [email protected], especialmente las mujeres.

Desde la Procuraduría General de la República, en conjunto con la Intendencia de la Propiedad, se viene trabajando en ese sentido. La tarea ha sido ardua, casi titánica. Decenas de hombres y mujeres trabajan largas jornadas para organizar y ordenar propiedad por propiedad, logrando con esto, llevar tranquilidad y sobretodo seguridad a más de 228 mil familias.

De este importante número, el 55% de familias son dirigidas y guiadas por mujeres luchadoras, y trabajadoras que esperaron por muchos años, que se les hiciese entrega del título. En muchísimas ocasiones hemos sido testigos de las alegrías y de las lágrimas que salen de los ojos de estas mujeres que reconocen en el Frente Sandinista y en sus máximas autoridades, la voluntad de llevarles esa seguridad jurídica sobre sus lotes o propiedades.

Por los diversos rincones del país, en las zonas más alejadas, incluyendo las comunidades originarias de nuestro Caribe, se ha llevado este programa de entrega de títulos, siendo los Promotores Solidarios de la Juventud Sandinista un gran apoyo para el trabajo que realizan los [email protected] de la PGR.

“Hemos venido cumpliendo el mandato de nuestro Presidente Daniel y de la compañera Rosario de garantizar a todas las familias esa seguridad de tener un techo digno y en especial a las mujeres, a las madres, que con su tenacidad han apoyado a la labor de su conglomerado familiar y que han querido salir adelante”, destaca la compañera Wendy Morales, Subprocuradora General de la República.

Resaltó que desde ese 10 de enero del 2007 que el comandante Daniel retomó la presidencia, la mujer ha sido un bastión fundamental de ese trabajo, por tanto no es casual que en la gran mayoría de familias que hoy tienen su título de propiedad, la mujer sea la dueña, propietaria o protagonista de este programa jurídico.

“Desde el 2007 a esta fecha los títulos que hemos entregado en nombre del comandante Daniel, que hemos garantizado a ellas, han tenido que ver con la influencia que hoy tiene la mujer en muchos ámbitos, como en el aspecto político, social y económico, y que antes en no lo teníamos”, destacó

El lograr materializar en un documento el sueño de ser propietarias de sus terrenos, viviendas o lotes, les permite a estas centenares de miles de mujeres de todo el territorio nacional, poder heredar a sus [email protected]

“Este título les da la garantía de mantener un sueño que han anhelado por muchos años, de poder dejar un legado a sus hijos y darles la seguridad de poder contar con un techo y tener la garantía de que no van a ser amenazados con ser desalojados de sus propiedades y hasta podrían optar a un crédito”, valoró Morales.

El trabajo para protagonismo de las familias no se ha detenido, en las próximas semanas se les llevará felicidad a unas 30 mil, de estas un gran porcentaje son dirigidas por mujeres de comunidades rurales y urbanas de todos los municipios.

“La mujer ha jugado un papel muy importante en este país, en los últimos años con mayor presencia y evidentemente está inmersa en distintos ámbitos, en la parte económica, artista y social y la mujer que está en cada punto de este país, que ha sentido la presencia de este gobierno en cada una de las necesidades, debe sentir que hemos estado trabajando y debe sentir que hoy juega un papel distinto, un papel protagónico”, puntualizó.

En la PGR también se proyecta el papel de la mujer, del total de trabajadores, la gran mayoría es del sexo femenino y prueba de eso, es que cuatro de las siete procuradurías instaladas en esta institución, son dirigidas por mujeres muy trabajadoras, capacitadas.

Finalizó diciendo que desde la PGR se está trabajando para promover el nuevo Código de la Familia que entra en vigencia en abril próximo.

“Nos estamos preparando para darle respuesta a esas decenas de mujeres también que esperarían de esta representación del estado, que estén con ellas en distintos ámbitos, en la parte de titulación, en la parte de representación de sus derechos ante la sociedad y ante el estado mismo”.