En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el Gobierno Sandinista a través de cada una de las instituciones trabaja en el desarrollo de programas que garantizan el protagonismo de las mujeres, permitiéndoles de esta manera tener mejores condiciones de vida, trabajo y sobre todo de estabilidad y seguridad dentro de sus hogares y en compañía de sus familias.

Los grandes avances en la restitución de los derechos de la mujer nicaragüense han sido posibles a través del Modelo de Persona, Familia y Comunidad, partiendo de la implementación de un marco legal que es parte del Código de la Familia y que están enfocadas en la restitución de derechos de las mujeres desde la perspectiva de la familia.

La compañera Marcia Ramírez, titular del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (MIFAN) externó que las mujeres actualmente viven en un modelo que les ha permitido ocupar espacios importantes dentro del país.

“Tenemos muchas oportunidades de participación en la vida política, social y económica, así como una amplia cantidad de Políticas de Estado que nos favorecen, tales como la entrega de títulos de propiedad, viviendas, el programa de Usura Cero, dotando de recursos a las mujeres para que de esta manera puedan desarrollar emprendimientos económicos y aportar a la economía de sus familias” afirmó.

En cuanto al trabajo desarrollado desde el Mifan con relación a la atención de las mujeres y la familia, los esfuerzos se han triplicado con mayor amplitud para finales de este año, logrando así mayor cobertura en los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), siendo esta una alternativa de cuido de los niños, la cual favorece y brinda tranquilidad a las mujeres madres de familia.

“Esta es una estrategia completa en cuanto a la restitución de derecho de las mujeres porque les permite integrarse al trabajo, mejorar su condiciones de vida y hacerlo con la certeza que sus hijos están en las mejores manos, cuidados con amor, además estamos trabajando en la política de Amor para los más Chiquitos, siendo parte del modelo desarrollado en los CDI, logrando así la capacitación a las madres de familia” manifestó.

A nivel nacional hay presencia de 68 CDI con una cobertura de más de 10.000 niños entre las edades de 45 días y 6 años y se ha proyectado que para diciembre del 2015 esta cobertura se haya duplicar con los nuevos CDI que ya están siendo construidos por las Alcaldías en todos los Municipios.

Atención a la mujer desde el núcleo familiar

Así mismo, el modelo cuenta con un enfoque de prevención de la violencia hacia las mujeres y la familia, para ello se está trabajando con las Consejerías Familiares, promoviendo el rescate y fortalecimiento de valores, de igual manera en coordinación con el Ministerio de Salud se trabaja en la atención de la mujer embarazada.

“A través de las Consejerías Familiares estamos restituyendo el derecho de las mujeres, porque estamos llegando de forma cotidiana a las comunidades del país con el mensaje de comprensión entre los miembros de la familia, evitando situaciones de violencia, estamos dando respuesta, fortaleciendo el rol de la mujer como educadora por naturaleza, corazón de la familia en termino de construcción de valores y en la formación de identidad en el fortalecimiento en la seguridad de los niños” destacó Ramírez.

“Hemos avanzado en cuanto al Modelo de Salud Comunitario, las Casas Maternas han sido fundamentales en cuanto a la atención de las mujeres sobre todo en el campo, ya son 160 las casas construidas, brindando una atención esmerada y de calidad a las mujeres que van a dar a luz. Hasta la fecha se han atendido a casi 40 mil mujeres, a quienes se les han garantizado las condiciones necesarias, logrando reducir las muertes maternas” destacó.

Aún cuando la mujer nicaragüense ha logrado posicionarse en un modelo enfatizado en su bienestar, el Gobierno Sandinista continúa trabajando en la construcción de un mejor porvenir “Vamos a avanzar de manera conjunta en los territorios para llevar más y mejores servicios a nuestras familias y mujeres, llevándoles sus derecho a la vida cotidiana, logrando así una transformación no solo en las mujeres sino en toda la familia y el país” concluyó.